No vamos a esperar muertos para actuar: diputado

Deportes 26/02/2013 03:24 Actualizada 09:43

En la Cámara de Diputados no piensan esperar a que haya desenlaces fatales para legislar en el tema de la violencia en torno del futbol.

“El tema es que es progresivo y cuando sucede afuera de los estadios, ya no le compete a la Femexfut, sino involucra a todos los órdenes de gobierno. ¿Qué estamos esperando? ¿A que haya un muerto? Poco a poco se va yendo gente de los estadios, tenemos que hacer que regresen. Los diputados estamos planteando que esas personas no regresen y vas a ver cómo va a despresurizar el tema, porque al violento se le negará la asistencia a cualquier estadio del país”, revela el diputado Gerardo Liceaga, en entrevista telefónica con EL UNIVERSAL

La intención del legislador priísta de la Cámara Baja es tener reuniones con Decio de María Serrano, presidente de la Liga, y diversos periodistas para después presentar una iniciativa de ley que imponga penas más severas a quienes pongan en riesgo la integridad de los aficionados al futbol mexicano.

“Vamos a sentarnos con la gente de la Federación Mexicana de Futbol, queremos coincidir con ellos, porque están muy interesados en abatir este fenómeno, todos estamos en contra de eso, de la violencia. Esta vez me tocó encabezar el grupo de trabajo y posiblemente juntarnos el 4 de marzo, tentativamente, dependiendo de que todos los actores que puedan apoyar asistan”, anuncia el ex comentarista de Televisa.

Una vez llevadas a cabo las reuniones entre los legisladores y los jerarcas balompédicos se proyectará una propuesta similar a la que se ejecutó en el viejo continente para erradicar el problema de los hooligans.

“Debemos tener una legislatura en la que si una persona agrede violentamente en un estadio, no salga pagando una multa mínima. Lo que estamos viendo es que hay que hacer como en Europa, una persona que agreda, que meta armas punzocortantes, que meta petardos o que meta bombas con rondanas, clavos y tornillos, el tema es que no regrese a un estadio de cualquier parte del país”, enfatiza Liceaga.

Pese a que el diputado considera que la violencia en el futbol “es un problema grave”, no plantea la desaparición de las barras bravas“, sino credencializarlas “como se debe y con seriedad”, además de capacitar a los cuerpos policiacos.

“Es un espanto ver que en los 80 y 90, 80% de quienes estaban en el estadio eran familias. Hoy, quienes asisten no son familias, sino chavos que pertenecen a las barras y que algunos son violentos”, finaliza.