Ferrer luce demasiado tranquilo en Acapulco

Deportes 26/02/2013 03:24 Actualizada 15:45

ACAPULCO.— David Ferrer no se obsesiona con el tetracampeonato. Aunque podría convertirse en apenas el segundo hombre que logra cuatro títulos en el Abierto Mexicano de Tenis, prefiere tomárselo con calma.

El español, primer sembrado de la competencia y quien llegó ayer por la mañana al puerto, irá paso a paso por lo que su primer objetivo será vencer a su compatriota Albert Ramos.

“No me presiono. Yo estoy contento de volver a Acapulco porque es un torneo que gusta mucho. Si no puedo ganar este año lo haré el próximo. Sólo pienso en mi primer partido contra Ramos que es un jugador muy peligroso por lo que tengo que estar al cien por ciento para poder ganar”, dijo Ferrer.

El valenciano, primer sembrado del certamen y quien llegó ayer por la mañana a la sede del torneo, aseguró no sentirse opacado por la presencia de Rafael Nadal en el Abierto.

“Es normal que el público hable de Rafa porque él es el mejor de la historia. Es un gran atractivo que pueda estar aquí y muy natural que la gente lo siga, no me siento de ninguna manera minimizado”, agregó.

A David no le preocupa que en 2014 el certamen guerrerense cambie a cancha dura. Es más, lo considera un avance para convocar a jugadores mejores ranqueados.

“No estoy seguro si estaré aquí pero me gustaría mucho. La modificación de superficie me parece bien pues al igual que la arcilla me siento muy cómodo en cancha dura”.

David consideró complicado aspirar a los tres primeros lugares del ranking. Su objetivo próximo, agregó, será mantenerse entre los mejores del mundo y tener buen resultado en Indian Wells.

“Federer, Djokovic y Murray son de otra clase y llevan mucha ventaja respecto a los puntos. La verdad no me preocupo por eso y le pongo atención a todos los tenistas que vienen detrás de mi. Me siguen de cerca Juan Martín del Potro, Tsonga y muchos más así que tengo que preocuparme por mantenerme regular”, detalló.

Pensar en ganar Roland Garros no suena tan descabellado con Rafael Nadal mermado por la reciente operación en su rodilla. También le gustaría obtener una medalla olímpica.

“Ojalá, sería un sueño levantar un trofeo de Grand Slam y para Río de Janeiro 2016 hay que esperar. Estuve a un punto de subir al podio en Londres y espero concretar ese sueño”, dijo el tenista español.

Aficionado al padel y al ciclismo, David confía en que su país pueda salir de la crisis que enfrenta hoy en día en la Copa Davis.

“No siempre se puede ganar. Antes peleamos por la Ensaladera de Plata, pero en esta ocasión nos toca buscar no descender del Grupo Mundial. Ojalá se replanteara la posibilidad de realizar la serie cada dos años porque lo complicado de la agenda de los jugadores ATP hace que muchos lleguen mermados a la competencia. El jugador no es una máquina, también debemos descansar”, agregó el tenista, quien se dio tiempo para alabar el juego del futbolista mexicano Andrés Guardado en el Valencia.

“Es un buen jugador, ha tenido más actividad y ojalá lo haga bien”, dijo David Ferrer.