Las Águilas recargadas en Liguilla

Deportes 25/11/2015 01:30 Actualizada 10:48

Su sangre llega al punto de ebullición durante esa etapa en la que a muchos les crujen los huesos y tiemblan los dientes. Remasterizarse en la Liguilla es parte del ADN americanista, y la prueba es la marca que igualará esta noche. La única importante que le faltaba.

El equipo actualmente dirigido por Ignacio Ambriz disputará, a partir de hoy, su fase final número 50 (66 posibles), con lo que igualará al Cruz Azul en el primer lugar de todos los tiempos. La diferencia es que La Máquina ha logrado seis títulos bajo este formato, por 11 de las Águilas.

Ningún club tiene más partidos jugados en la ‘Fiesta Grande’ del balompié nacional (205), victorias (89), goles anotados (319) y hasta empates (56). También es líder en cuanto a finales disputadas (15), aunque igualado con los Cementeros.

Lo que explica la ilusión irradiada por los azulcrema, más allá de que sólo ganaron uno de sus últimos cuatro encuentros en la fase regular (un empate y dos derrotas).

“Nadie va a querer al América... Nadie va a querer a nadie”, atina a decir el capitán amarillo Rubens Sambueza, pieza clave en las dos más recientes coronaciones ligueras del club (Clausura 2013 y Apertura 2014). “Somos un equipo que trata de ir por un camino para poder conseguir otro título, porque es la idea”.

“Queremos llegar en buena forma a la Liguilla y el Mundial de Clubes. Estamos preparados para eso”.

Deberán demostrarlo ante el equipo que les propinó su más reciente desilusión en una final (León-Apertura 2013). Además de La Fiera, sólo el Cruz Azul (1971-72), los Pumas (1990-91) y el Pachuca (Clausura 2007), presumen éxitos, en la etapa definitiva, sobre el club diseñado para las fases finales.

Porque lo suyo es esta etapa, en la que cinco de sus coronaciones han sido sin perder juego alguno de esta índole (1970-71, 1975-76, 1983-84, 1984-85 y Clausura 2005). Incluso, ligaron 17 partidos de Liguilla sin perder de la campaña 1983-84 al torneo Prode 1985. Fue rota en la ida de la final ante el Tampico-Madero (1-4), aunque se recuperaron en la vuelta (4-0) para lograr el único tricampeonato en la historia de la institución.

También presumen el récord de más participaciones consecutivas. Hilaron 16 entre las campañas 1981-82 y 1995-96. La llegada de los torneos cortos la fulminó, ya que no entraron al torneo Invierno 1996.

El 22 de junio de 1977 lograron la segunda mayor goleada en la historia de las fases finales. Se impusieron 7-1 al Atlético Potosino, dentro de la fase grupal, en el Estadio Azteca.

Datos que refuerzan su seguridad de cara a una postemporada en la que entran en el sexto lugar, único puesto que nunca ha dado un campeón en la historia de los certámenes a una vuelta.

No les inquieta. Sambueza sentencia que “llegamos bien, porque el funcionamiento del equipo ha sido muy bueno, lo cual nos deja bien para la Liguilla”.

“Esperemos que seamos muy peligrosos. Esa es la idea: tratar de ser un equipo agresivo, más en casa, con nuestra gente, y poder sacar buenos resultados. Estamos preparados para lo que venga”. Incluso definir las eliminatorias fuera de casa. A final de cuentas, su rostro más lúcido estuvo lejos de Santa Úrsula.

Fue el mejor visitante de la fase regular (seis victorias y tres derrotas), mientras que apenas se colocó en el puesto 12 de la clasificación de locales (10 puntos ganados de 24 posibles).

Temas Relacionados
Águilas recargadas en liguilla