Pérez Rojano lleva mano por Gallos

Deportes 24/05/2014 01:01 Actualizada 09:49

[email protected]

Parece que Gallos otra vez cantará y es que otra vez sale el sol.

El empresario queretano Héctor Pérez Rojano, productor de televisión ligado a TV Azteca y esposo de la comentarista de deportes de aquella empresa Inés Sainz, es el principal candidato para hacerse del club Gallos Blancos de Queretaro.

Durante toda la tarde de surgieron informaciones al respecto, en donde se señalaba que Pérez Rojano junto con un grupo de inversionistas de la ciudad le habían ganado la partida a la empresa Cementos Fortaleza y a Grupo Pegaso, liderado por Alejandro Burillo, en la puja para hacerse cargo del club.

Sólo hace falta que el Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE), haga oficial la operación. Se suponía que el plazo para hacer el anuncio era el pasado jueves 22 del presente mes.

“Va a ser oficial hasta que el SAE lo anuncie”, dijo el presidente de los Gallos Blancos Adolfo Ríos.

El ex futbolista, negó que se haya confirmado la compra del equipo, de parte de Pérez Rojano. “Por lo que sé hay varias personas interesadas. Todas ellas con las mejores credenciales. No soy yo quien tenga que dar a conocer algo, ese es trabajo del SAE y la Federación ”, agregó el ahora directivo, quien se ha hecho cargo del club, desde que este fue intervenido por malos manejos de su anterior dueño, Amado Yáñez.

-¿Pero sigue en venta?

“Claro, y hay opciones de gente interesada. No puedo decirte quien, si ya se definió, ni a favor de quien”.

-¿El señor Héctor Pérez Rojano era uno de los interesados?

“Si, Hector Perez, pero también hay varios. Vuelvo a a repetir, eso lo tiene que anunciar las autoridades”, atajó Ríos.

Mientras se confirma la información, el directivo planea la próxima temporada. “Estamos haciendo proyectos de pretemporada y de refuerzos. Analizamos los jugadores que pertenecen al club, pero todo eso es proyección”.

Ríos indicó que Gallos tiene en este momento, 35 jugadores listos para actuar en Primera División.