Una década después, Leandro revive la final

Deportes 23/07/2014 00:01 Actualizada 09:27

Sobreviviente de aquella final disputada hace 10 años en Ciudad Universitaria, en la que Pumas sometió a Chivas en penaltis, Leandro Augusto echa a andar la memoria, al tiempo que dibuja una sonrisa en ese rostro de palo.

“Conservo recuerdos muy bonitos, importantes para todos los aficionados de Pumas y los que lo vivimos en su momento”, comparte el dorsal 7. “Fue un día muy lindo para todos, pero ahorita es otra historia”, agrega el amable mediocampista auriazul.

Enfundado con la prenda blanca de entrenamiento, Leandro se detiene a repartir autógrafos entre la muchedumbre felina que asiste a presenciar la práctica.

“Será nuestro primer partido de locales en el torneo, así que debemos seguir con el mismo trabajo en la pretemporada. Conseguimos un resultado importante en la primera fecha, que en lo anímico te ayuda bastante para empezar bien el torneo y a seguir con la misma intensidad, para que el domingo, el equipo pueda llegar a un buen nivel y brinde un buen partido en casa”, redondea el veterano de 36 años.

A diferencia de lo sucedido en el Clausura 2004, el domingo 13 de junio, cuando superaron en penaltis a los rojiblancos en el soleado inmueble universitario, esta vez se medirán en condiciones muy distintas. La batalla corresponderá a la segunda jornada del Apertura 2014 y en ella encuentran a los tapatíos como candidatos al descenso.

Lejos de minimizar a su oponente, los felinos del Pedregal parecen comprensivos. Saben por lo que están pasando las Chivas, dado que ellos también experimentaron el drama de la porcentual.

“Vivimos en algún momento la misma situación y con base en el trabajo y el compañerismo pudimos sacar adelante las cosas”, recuerda Leandro. “Ojalá y Chivas, por la importancia que tiene en el futbol mexicano, pueda salir adelante”, desea, aunque espera que su mejora no comience a costa de Pumas. “Vamos con la mentalidad de sumar de a tres. En casa tenemos que ser un equipo fuerte, que aspire a ganar todos sus partidos”.

David Cabrera, quien ocupa la titularidad en la recuperación —lo que en el pasado era impensable cuando Leandro era insustituible en aquella parcela—, coincide: “Sí, en su momento también acá lo vivimos [el porcentaje], también te hace jugar al doble de intensidad. Pensar que te estás jugando el pellejo es algo importante para ti y va a ser todavía más complicado”.

Sin embargo, Leandro aclara que en estos compromisos, los contendientes “no regalan nada” y para ello “nos vamos a preparar de la mejor manera, para que el grupo pueda comportarse bien y sume de a tres”, describe el fino volante brasileño naturalizado mexicano.

“Ganar viste mucho y deja un buen sabor de boca, porque te permite quedar en los primeros lugares. Será el primer juego de local ante un rival importante”, valora.

Tal es la importancia que David Cabrera admite experimentar la ansiedad de que ya sea domingo “para seguir con este buen inicio y darle alegría a la gente”.

Algo le queda muy claro. “Si iniciamos bien [el campeonato] tendremos más chances de calificar”. Y si se trata del Rebaño Sagrado, el impulso sera mucho mayor.

Temas Relacionados
UNA década después Leandro revive final