... Y Jesús Corona ya no confía en él

Deportes 22/07/2014 00:05 Actualizada 09:32

Hace una pausa antes de contestar, medita su respuesta, porque intenta ser políticamente correcto. El problema es que José de Jesús Corona ya no siente la misma confianza hacia Miguel Herrera.

Al arquero no le gustó que el director técnico de la Selección Nacional diera a conocer detalles de la plática que ambos sostuvieron la tarde en la que El Piojo designó a Guillermo Ochoa titular en la XX Copa del Mundo. Es por eso que tendría sus reservas, si vuelven a charlar en privado.

“Primeramente, quiero aclararlo con él, porque después de esto que sucedió, claro que desconfiaría... Es obvio, porque fue una plática de vestuario, la cual se debería haber quedado ahí”, sentencia.

Después de observar la polémica entrevista que el estratega otorgó a una televisora, el medallista áureo en los Juegos Olímpicos Londres 2012 confirma prácticamente todo lo dicho por Herrera, excepto que él le cuestionó si optar por Ochoa se debía a una imposición.

“Lo que sí le pregunté es si había algún motivo para saber en qué fallé y yo lo trabajara”, revela. “Simplemente, eso fue lo que le dije...”.

Esperaba que, como suele pasar, se quedara entre ellos, por lo que su molestia aumentó cuando vio lo declarado por un hombre que ya no le inspira tanta confianza.

“No estoy contento con que se haya hecho pública esta plática. Fue algo personal, entre una persona y otra, lo cual siempre se queda en el vestuario”, insiste el portero. “Ahora sale esta entrevista, la cual me extraña, porque ya ha pasado tiempo desde esa plática y no se me hace ético, después de hablarlo individualmente con Miguel, que lo haga público, pero cada quien tiene su punto de vista”.

Y hasta vuelve a insinuar que el entrenador le había dejado entrever que él sería el portero titular en la justa mundialista.

“Sí tuvimos la charla. Pedí hablar con él, puesto que había molestia porque tuve una plática con él meses antes... Algo que se queda entre nosotros, porque es personal, pero sí me extrañó [ser suplente], dado que no le di algún motivo durante la temporada”, asegura. “Él me contesta que simplemente fueron unos pequeños detalles, que me apresuré en algunas salidas, le dije que respetaba la decisión... Y me contestó que nadie le había marcado para imponerle a Memo”.