El técnico no sufrió presiones

Deportes 22/07/2014 00:05 Actualizada 09:20

Miguel Herrera tiene la conciencia tranquila.

“No me quedé con ganas de nada en el Mundial. Las decisiones que tomamos fueron firmes, y tomadas sin presión”, dice Herrera.

Por eso reitera que en el caso de los porteros, “lo hicimos pensando en el bien del conjunto, de nadie en particular”.

Sobre la polémica que levantó con José de Jesús Corona, al ventilar una plática de vestidor, El Piojo deja todo al tiempo. “Hablaremos con quien debemos de hablar. No queremos ampliar más el tema. Al final, lo importante es que hubo unión en el equipo y los porteros se portaron de forma excelente”.

Miguel Herrera se encuentra fuera de la ciudad, desea desintoxicarse de todos los temas futbolísticos y los que no. “Es tiempo de pensar un poco en la familia, hay que salir un poco del ambiente, ya al regreso veremos qué puede pasar y con quién debemos hablar”, finalizó el técnico nacional mexicano.