Con determinación para trascender

Deportes 22/06/2014 00:27 Actualizada 03:30

[email protected]

SANTOS.— Una de las principales dinámicas ordenadas por Miguel Herrera para la Copa del Mundo es que los integrantes del Tricolor vean juntos la mayor cantidad de partidos posible. Además de conocer mucho más a sus hipotéticos rivales, El Piojo desea que los futbolistas se convenzan de que pueden hacerle frente al combinado que sea. Lo ha logrado.

Héctor González Iñárritu, director de Selecciones Nacionales, comparte la fe en sí mismos, que existe dentro del combinado mexicano, así es que está seguro de que mañana se vencerá a Croacia, resultado que clasificará a los verdes a los octavos de final por sexto Mundial consecutivo.

Pero su confianza es mayor. Durante esas horas frente al televisor, se ha percatado de que los chicos consideran que ninguno de los otros 31 participantes en Brasil 2014 es superior a ellos.

“Vemos al equipo con mucha intensidad, compromiso, está jugando muy bien, porque se te pueden dar resultados jugando regular o mal, pero no es el caso”, presume el directivo, en entrevista exclusiva con EL UNIVERSAL. “Como vemos el panorama, tenemos con qué ganar. Va a ser un partido complicado, aunque Miguel va a salir a triunfar”.

“Nos alcanza con empatar, pero cuando te pones ese límite es muy peligroso. Primero, [hay que] pasar el lunes, y ya después pensar en lo que viene, que sería el partido de la trascendencia”.

En el que su adversario sería Holanda o Chile. Valoran lo realizado por ambos, sobre todo, que vencieron a la aún campeona España, mas ninguno les genera insomnio.

Herrera y sus futbolistas llegaron al gigante sudamericano convencidos de que pueden plantarle cara a todos los participantes en el máximo evento futbolístico del orbe. Dos juegos después, lo están todavía más.

“Holanda y Chile han estado muy bien, pero podemos. Tienes que pensar muy alto, porque tienes mucho para dar”, subraya. “Si lo pones limitado, el jugador se empieza a bloquear”.

“Lo mínimo es el quinto partido... Y de ahí, a ver quién nos para. Todo lo que se ha ido ganando es por ponernos [como objetivo] el ser finalistas, campeones, y hasta ahorita vamos bien”.

Aunque habrá un punto de quiebre sobre el lienzo verde de la Arena Pernambuco. González Iñárritu recuerda que el choque con los croatas “es como si fuera octavos de final. Al equipo lo veo muy convencido, están seguros de lo que hacen”.

“Han visto los partidos del Mundial y dicen que, con lo que están haciendo, no han visto a un rival que digan ‘qué bárbaro’”, agrega. “Ahorita, la base en el Mundial es la intensidad y la dinámica de los equipos, los cuales están logrando vencer a los que, a lo mejor tienen grandes jugadores, pero con eso les están dando la vuelta a los resultados”.

“Croacia es un gran equipo, va a ser un partido muy complicado. Son jugadores con el corte europeo, pero ya con un futbol bastante técnico, ordenados tácticamente. Atrás es donde les falla un poquito, en la parte central, y hay que aprovechar las debilidades que estamos viendo, porque seguramente ellos también nos han estudiado. Afortunadamente, vamos a salir a ganar y tenemos la suerte de que el empate, que es un resultado que no queremos, también nos da el pase”.

Panorama que refuerza el convencimiento de un Tricolor sin grilletes mentales.

Más allá de que clasificar a cuartos de final ha mutado en obsesión dentro del medio nacional, el directivo insiste en que los futbolistas del Piojo cada día están más seguros de que, en Brasil, pueden llegar a instancias nunca antes pisadas por la Selección Mexicana.

“Están muy convencidos y comprometidos, además están viendo cómo están jugando los demás equipos y dicen que en este Mundial tienen mucho chance”, revela. “Desde el principio estamos convencidos. Por eso, Miguel, Ricardo [Peláez, director deportivo del combinado absoluto], los jugadores y yo siempre hemos dicho que queremos un buen Mundial, trascender... Y día a día estamos más unidos, comprometidos”.

Lo percibe cada minuto, en especial, durante esos que pasan frente al televisor, en pleno análisis de la XX Copa del Mundo Brasil 2014.