Los Yanquis mantienen la inspiración ante Rojos

Deportes 21/07/2014 00:02 Actualizada 09:37

NUEVA YORK.— La magia que acompañó a Derek Jeter durante su último Juego de Estrellas, ahora va de la mano con los Yanquis de Nueva York, quienes ayer dejaron tendidos sobre el terreno a los Rojos de Cincinnati 3-2, para su tercera victoria consecutiva.

Después de que el bullpen de los neoyorquinos desperdició la buena actuación del abridor Hiroki Kuroda al aceptar la carrera del empate en el inicio del octavo inning, Brian McCann tomó el bat y ante los vertiginosos lanzamientos de Aroldis Chapman, levantó la esférica que en teoría parecía un out dominado, pero la luz solar y el descuido de Todd Frazier, Skip Schumaker y Jay Bruce hicieron que la pelota picara para que Jacoby Ellsbury, quien estaba en tercera, llegara a la registradora con la carrera del triunfo.

Ellsbury, quien se embasó las cinco veces que tomó turno al bat, fue el catalizador con un sencillo al jardín izquierdo. Dos lanzamientos después se robó la segunda almohadilla y luego avanzó a la antesala con un wild pitch, para que McCann lo empujara al plato.

Kuroda se mantuvo en la loma seis entradas dos tercios en los que limitó a la ofensiva de los Rojos a tres hits, carrera, una base por bola y recetó seis ponches

Como pasó en el juego del viernes por la noche, Dellin Betances fue llamado para sacar la octava. Después de retirarar los dos primeros bateadores, Todd Frazier envió una bola rápida de 98 millas por hora en las gradas del jardín izquierdo, poniendo el marcador empatado a dos.

La pizarra se movió en el quinto rollo. En la apertura, Skip Schumaker sacó una línea al bosque derecho que se marcó como doble de terreno y permitió a Zack Cozart anotar la carrera de la quiniela para la ‘Maquina Roja’.

Los Bombarederos de Bronx respondieron en el fondo del mismo capítulo. El capitán Derek Jeter conectó un sencillo al derecho que impulsó a Kelly Johnson a home.

Enseguida, Jacoby Ellsbury con hit al jardín derecho remolcó a Brett Garder para en ese momento poner a los Yanquis en ventaja.

La novena de la Gran Manzana se encuentra en una estadía de 10 encuentros que mañana llegará al cuarto juego cuando reciban a los alicaidos Rangers de Texas.

La victoria fue para el cerrador David Robertson, quien en una entrada de trabajo no permitió ningún daño y ponchó a uno.

Mientras que la derrota fue para el cerrador de Cincinnati, el cubano Aroldis Chapman, quien en un tercio aceptó dos hits y la fatídica carrera del triunfo neoyorquino.

Los Rojos siguen de gira y hoy enfrentan a los Cerveceros de Milwaukee en un duelo de la Nacional.