Terminan sin ningún rasguño

Gallos Blancos y el campeón Tigres rescatan un punto, en un duelo insípido

Gallos Blancos, Tigres, Futbol, Estadio Corregidora
Foto: Rocío Vázquez
Deportes 21/01/2018 09:09 Danaý Martínez Actualizada 11:32

Gallos Blancos y Tigres se enfrentaron en la jornada tres del Clausura 2018; un insípido 0-0 dio un punto a cada equipo, pero dejó un mal sabor de boca a la afición que asistió al Corregidora, la tarde de este sábado.

Con apenas 11 minutos en el reloj, Miguel Samudio filtró un pase para Camilo Sanvezzo quien se aproximaba por el centro, pero se topó con Nahuel Guzmán y el guardameta evitó que el brasileño disparara a puerta.  

El Lobo Sanvezzo  tuvo una oportunidad de buscar la red, un tiro directo que cobró de pésima forma y el balón salió por un costado de la portería.
 Luego Paolo Yrizar robó el balón fuera del área y le pegó de pierna cruzada, pero el disparo fue desviado por Nahuel provocando tiro de esquina; Sanvezzo dio un gran efecto a la pelota, sin embargo, el portero felino se quedó con ella sin mayor problema. 

Francisco Javier Meza fue amonestado por barrerse de forma ilegal contra Yrizar, el silbante marcó tiro libre a favor de Gallos, pero el balón acabó lejos de la red al ‘43.  Tras ser agregado un minuto al reloj, los jugadores volvieron a los vestidores. 

Al regreso del descanso,  Matías Britos ingresó al terreno de juego  y salió Paolo Yrizar. En el segundo cambio de Luis Fernando Tena, con la camiseta 24, Armando Zamorano volvió a la banca y en su lugar entró el número 19, Yerson Candelo. 

Al 61’, el Corregidora estalló en abucheos para el número 10 de Tigres, André Pierre Gignac, quien entró por Ismael Sosa.

El reloj marcaba los 80 minutos y Luis Noriega abandonó el terreno de juego para ceder su sitio  a Trejo. Por su parte,  el Tuca Ferretti sacó a Edu Vargas a cambio de  Jürgen Damm, quien reapareció en la cancha después de dos jornadas  debido al accidente que tuvo con pirotecnia. 

Enner Valencia intentó sorprender a los queretanos por el costado izquierdo de la portería, aunque no resultó, puesTiago Volpi contuvo el esférico.

Tigres tuvo más aproximaciones a puerta en los últimos minutos, con jugadas a balón parado que no le alcanzaron para romper el tedioso empate a cero. El duelo se tornó algo ríspido sobre el terreno de juego y los visitantes apretaron en la ofensiva, aunque no hubo contundencia.

Comentarios