Los celestes, hartos de los reclamos

Deportes 20/07/2014 00:04 Actualizada 13:38

Todo comenzó pocos minutos antes del silbatazo final del novato Eduardo Galván. Antes de cobrar un tiro de esquina Rogelio Chávez recibió una lluvia de turbios líquidos por parte de la afición celeste.

Los seguidores de La Máquina estaban molestos por la actuación ante el Pachuca, pero Pablo Barrera se muestra harto de que la gente abuchee al equipo en su casa.

“La verdad es que parecemos visitantes. Ojalá que la gente nos apoyara aunque vayamos perdiendo”, desea el atacante. “Somos los primeros que queremos ganar, correr, luchar por sacar el resultado, pero la gente... Parece que aquí siempre somos visitantes y lo único que podemos hacer es trabajar y sacar resultados”, añade.

El exjugador de los Pumas, el West Ham y el Zaragoza le recuerda al pueblo celeste que su aporte debe ser clave para el equipo. Admite la deuda contraída ayer por el mal funcionamiento ante los Tuzos, mas no cree justo que los cementeros sean abucheados, mucho menos agredidos físicamente por la afición.

“La gente debe apoyar. Sabemos que están molestos, pero deben pensar que también nosotros lo estamos”, subraya. “Queremos ganar, anotar goles y la gente así no...”

Les recuerda que apenas se han jugado los primeros 90 minutos del Apertura 2014, por lo que será necesario que cambien la actitud mostrada y arropen al equipo durante el camino a la que, esperan, sea la novena estrella.

“La gente siempre debe apoyar, para eso está y eso nos ayuda mucho a nosotros: el ir 1-0 abajo y que el público nos esté apoyando, porque así seguiremos adelante”, aconseja. “Hoy [ayer] me sentí visitante. Lo que le hicieron a Roger no se puede hacer”.

José de Jesús Corona también se percantó de lo sucedido con el lateral derecho del equipo dirigido por Luis Fernando Tena, aunque matiza un poco la situación y considera que no todos los seguidores cruzazulinos deben ser etiquetados de la misma manera.

“Es lamentable lo que sucedió con Rogelio. Somos locales, es nuestra gente, pero no es todo el público, no se generaliza”, recuerda. “Hay aficionados leales”.

Para aquellos que arrojaron objetos a Chávez, Corona les dice que “deben entender que uno deja todo dentro de la cancha y hay ocasiones que, por más que lo intentes, no se puede conseguir el resultado”.

“Nos faltó fineza a la hora de definir”, agrega el arquero. “Se tuvieron llegadas, pero faltó el último toque. Eso fue la diferencia”.