España abdica a la corona

Deportes 19/06/2014 01:04 Actualizada 09:50

MADRID.— El rey de España Juan Carlos de Borbón firmó ayer su abdicación y apenas unas horas después, y a miles de kilómetros de distancia, los jugadores de la selección española de futbol abdicaban al trono de campeones del mundo al perder frente a la selección chilena en su segundo partido del Mundial de Brasil.

Dos abdicaciones en el mismo día. La primera, esperada por todos tras el anuncio del monarca. La segunda, imprevista, sorprendente y dolorosa. Los jugadores de la selección española pasaban de coronarse campeones en el Mundial de Sudáfrica 2010, hace apenas cuatro años, a convertirse en el primer equipo eliminado en Brasil 2014.

Ayer fue un día triste en España. Los ciudadanos esperaban que La Furia Roja remontara la derrota del primer partido ante Holanda y lograra imponerse a Chile. Pero no sólo no lo consiguió, sino que recibió dos goles en un partido en el que nada le salió bien. No hubo oportunidad de celebrarlo y las calles de las principales ciudades españolas permanecieron en silencio. En Madrid, donde todo está preparado para que hoy Felipe de Borbón sea proclamado como el nuevo rey de España, no había ningún atisbo de celebración, ni motivos para ello.

“Esta derrota es muy triste para el país”, reconocía Paco, uno de los propietarios de un bar de la calle San Bernardo, donde en cada partido del Mundial se han congregado decenas de clientes. “Con la crisis que vive el país, la gente necesitaba una alegría de la selección. Algo que celebrar”, aseguraba. “Y también para la gente que trabajamos en hostelería como nosotros”, añadía. “No te puedes imaginar el dinero que vamos a perder por el hecho de que España haya sido eliminada. Ahora van a ser muy pocos los que vengan aquí a ver los partidos. El Mundial ha perdido casi todo el interés para los españoles, así que, para nosotros, todo van a ser pérdidas”, añadía en un local casi vacío, apenas una hora después de la derrota a manos de Chile.

“Estrellados”, titulaba el diario Marca en su página web, minutos después del doloroso tropiezo. “La campeona del mundo no duró ni una semana en Brasil. En seis días se fue del Mundial y puso punto final a un ciclo maravilloso escribiendo un epílogo dolorosísimo”, se leía en el periódico deportivo. “La mejor selección de la historia cerraba el peor Mundial”, añadía tajante.

Maracanazo y adiós al Mundial”, titulaba el diario deportivo As. “Nunca imaginamos una despedida tan penosa, tan irreconocibles ni tan vulgares”, escribía el reportero. “Abdicó el rey Juan Carlos y La Roja también”, titulaba La Vanguardia. “España entrega la corona”, decía La Razón. “España se despide por la puerta de atrás”, rezaba el Mundo Deportivo, que al mismo tiempo calificaba de “desastre total” lo ocurrido ayer en el estadio de Maracaná y aseguraba que España se había convertido en el Mundial de Brasil nada menos que “en una caricatura de ella misma”.

También las redes sociales se convertían en un gigante hervidero tanto durante el partido como al finalizar. Algunos con mensajes de apoyo a la selección y a su seleccionador, Vicente del Bosque, “que nos ha dado muchas alegrías a los españoles”, como recordaban algunos.

Pero también se veían otros con fuertes críticas por no haber seleccionado a los mejores jugadores o por no haber sacado a tal o cual hombre. Y los más violentos, con insultos racistas hacia la afición chilena hasta el punto de convertir en trending tropic el hashtag #sudacas de mierda.

Lamentable, pero cierto.