El América sufre para llegar a semifinales

Deportes 18/11/2012 03:48 Actualizada 11:56

Miguel Herrera respira al fin. Invadido por los nervios desde el silbatazo inicial, el técnico del América paladea con amargura el pase a la semifinal del Torneo Apertura 2012. Su escuadra ha caído 1-2 a manos del soprendente Monarcas Morelia en el mismísimo Estadio Azteca, pero pese a todo disfruta de las mieles del éxito (3-2 global), aún ante el trago amargo que provoca todo partido de Liguilla.

Intenso, dramático, así se sufre y así se avanza. En la serie aparentemente más tranquila, Morelia demuestra que la “Fiesta Grande” es el auténtico espectáculo en el futbol mexicano y el América se hace del pase con auténtica angustia.

Si las Águilas habían funcionado a las mil maravillas en tierra purépecha, aún sin Aquivaldo Mosquera, uno de sus baluartes, con mayor razón había tranquilidad en zona defensiva, dada la reaparición del gigante colombiano. Mas el futbol es muy caprichoso y el exceso de confianza le hace una mala pasada a quien fuera bautizado como El Capitán de Agua, por el ex volante azulcrema Ángel Reyna.

Sobre el minuto de juego, Mosquera le pega mal al balón y se la regala a Joao Rojas, quien pendiente del mínimo descuido queda de frente a Moisés Muñoz y lo fusila con tiro cruzado. La sorpresiva anotación pone de cabeza al temperamental Piojo Miguel Herrera, quien con las manos en las bolsas del pantalón, sufre como ninguno ante el prematuro regalito, que revive al conjunto michoacano.

Los 35 mil aficionados, aún en busca de sus asientos, descubren perplejos que el plantel amarillo se halla en desventaja y desde ya permanecen mudos, contrariados, debido al inesperado escenario en el Coloso de Santa Úrsula. Porque en esos primeros pasajes, el cuadro michoacano encuentra el ánimo extraviado en el Morelos y en unos cuantos minutos Miguel Sabah revoluciona el área local con sus barridas.

El América batalla para recuperar la calma y la posesión del balón. Debido al susto, la zona defensiva azulcrema no luce tan tranquila y son Jesús Molina y El Negro Juan Carlos Medina quienes comienzan a darle respiro con la recuperación de balones. Daniel Montenegro se encarga de la salida y en breve El Chucho Benítez reclama un penalti (5’), El Rolfi ejecuta una tardía barrida en pro del anhelado empate (26’) y Sabah responde con un disparo que sacude la red por fuera.

Luego de tanto tejer, el América al fin entiende que necesita encimar para responder con goles y al 38’, Raúl Jiménez se luce al aprovechar un rebote. Conecta con potencia y decisión para fusilar sin problemas al arquero Federico Vilar.

La valiosa anotación no sirve de mucho, porque tres minutos después El Recodo, Christian Valdez, conecta un globito preciso que el hambriento Miguel Sabah prende de aire para cruzar a Muñoz. Sí, El hombre sin miedo vuelve a ser verdugo del americanismo. Vaya cerrojazo para dejar más que viva la serie al término del primer lapso.

En la agonía, cuando más grande era la presión michoacana, Joel Huiqui conecta de cabeza, Moi Muñoz realiza un atajadón y el veterano Carlos Ochoa, recién ingresado, vuela su remate cuando tenía a las Águilas a sus pies.

Enseguida, Layún desperdicia la ocasión de matar. Mas, aún así, con muchos trabajos, las Águilas ya están en la antesala de la gran final...