F1 pierde emoción

Deportes 18/10/2015 02:51 Actualizada 03:07

Bernie Ecclestone, mandamás de la Fórmula Uno, aseguró en controvertidas declaraciones al Russia Today que en la Gran Carpa no hay cabida para la democracia.

El dirigente de 84 años de edad, causó polémica, luego de comen-tar que la competencia se ha vuel-to predecible.

“No creo que haya lugar para la democracia en la Fórmula 1. Creo que lo más parecido a ello es lograr que la gente se convenza, más o menos, de lo que intentas hacer y te apoyen”, dijo.

El dirigente comentó que los cambios en la máxima categoría son necesarios, pues una de las principales quejas del aficionado en los últimos años es que el actual reglamento hace que las carreras sean cada vez menos emocionantes.

“Nuestro negocio es el espectáculo, y en el momento en que dejemos de darlo estaremos en apuros. El problema es que ya sabemos quién va a ser el campeón de este año, y eso no está bien. La gente quiere ver carreras sin saber el resultado antes de que empiecen”, analizó el dirigente.

Para Ecclestone ya es tiempo de un cambio de reglas en la Gran Carpa, pero quizá no sea él quien las imponga.

“Pienso que muchas de las regulaciones técnicas son demasiado severas, y realmente, nadie sabe por qué las hemos agregado. Soy tan culpable como cualquiera, así que creo que debemos desecharlas y hacer otras”.

Probablemente sea el próximo titular de la FIA quien encabece la renovación.

“Es posible que encuentren a alguien que pueda hacer el trabajo mucho mejor que yo. Quizás de manera diferente. Quizás alguien un poco más democrático. Nos hemos convertido en demasiado indiferentes y pienso que los pilotos, cuando salen a correr deberían estar por sí solos. No deberían tener ayuda de los pits, si acaso algunos consejos”, añadió.

Las declaraciones de Bernie no resultan tan extrañas si se toma en cuenta su opinión sobre el caso de corrupción de Josep Blatter.

“Pienso que no debería haber dado un paso al costado, y que nunca debió ser desafiado. Es gracias a él que tenemos muchos países alrededor del mundo que ahora juegan al futbol. Y si esta gente supuestamente ha sido corrupta para hacer cosas en sus países, es bueno. Es un impuesto que el futbol debió pagar”, manifestó.