“El Terrible” pelearía tres funciones más

Deportes 18/10/2012 10:45 Actualizada 10:45

El tiempo le ha llegado a Érik El Terrible Morales. Sus 36 años ya se reflejan en su boxeo. Es un apunte sincero de José Olivaritos Morales, padre y entrenador del boxeador tijuanense. Por eso cree que el físico de su hijo le da para sólo tres peleas más.

“Ya la edad le llegó [a Érik Morales]. Se está exigiendo mucho. Tiene toda la experiencia, pero el físico ya no le responde igual. Creo yo, que si llegara a ganar esta pelea [ante Danny García], haría una defensa nada más. La siguiente sería ya la del retiro en Tijuana. No creo que llegue a más de tres peleas”, reconoce Olivaritos Morales, en entrevista con CENTRAL DEPORTIVA.

Este sábado 20 de octubre, El Terrible (52-8, 36KO) enfrentará por segunda ocasión al estadounidense Swift García (24-0, 15KO), en Nueva York, en su intento por recuperar su título superligero del Consejo Mundial de Boxeo que perdiera en la báscula en su pelea contra García, que finalmente también cayó derrotado sobre el ring.

Esta será una de las últimas batallas del cuatro veces campeón del mundo en divisiones distintas.

“Érik sólo peleará hasta 2013, lo cual creo estaría bien, para que se re tire dignamente. Que no esté como changuito de circo, haciendo despedidas en las peleas. Quiero que se retire con dignidad, en buenas condiciones y que se vaya a descansar con sus hijos y a vivir una vida normal ya”, anhela el padre de Morales.

Olivaritos devela que el tijuanense se quedó muy dolido de la derrota que sufrió ante Swift. Explica que Érik tardó en recuperarse de su intervención quirúrgica de la vesícula, semanas antes de la pelea, y que no tuvo el tiempo suficiente para recuperar su forma física. Agrega que su hijo se encuentra muy irritado de que García le diera largas para pactar esta revancha.

“Érik es muy orgulloso, muy profesional. Él no perdona lo que pasó, el que ya no quisieran que peleara ante Danny García. Ha tenido peleas muy duras y difíciles, y Érik ya no  es el mismo de antes. Pero su profesionalismo, dedicación y amor al boxeo, lo hacen exigirse demás. Él mismo se exige. Yo sólo lo apoyo. Ahora, la ilusión es ganar y que se desquite de ese chavalito. Después, a ver qué dice”, agrega.

José Morales confía en la preparación que realizaron para este combate. Un duelo en donde observa grandes opciones para salir con el puño en alto y poner en su lugar a un crecido oponente estadounidense.