Tres goles no es tarea imposible: Romano

Deportes 17/11/2012 04:24 Actualizada 10:11

“Nos vamos a ir con la cabeza en alto, no importa cuál sea el resultado final”.

Rubén Omar Romano, técnico del Morelia lo afirma: “Venimos golpeados, pero no muertos”.

Van por la hazaña.

—¿Se puede? —se le pregunta a Rubén, quien responde con cigarro en mano.

“En la vida —y da una bocanada— muy pocas cosas no se pueden —saca el humo—. Sólo cuando te mueres no lo puedes revertir, o en una enfermedad terminal, pero esto es futbol y en el futbol se pueden muchas cosas”.

La fórmula es muy sencilla: “No debemos desesperarnos. Vamos a buscar el partido, pero sin darles los espacios que América desea” y el cigarro vuelve a los labios.

Antes de viajar a la capital, Romano vio el video con sus jugadores “esa fue la mejor forma de levantarles el ánimo. Les mostré que hasta el primer gol de ellos, el juego estaba parejo. Además esa mano [de Raúl Jiménez] era penalti, por más que los ex árbitros que analizan digan que no, con eso nos íbamos por delante”.

El humo del cigarro llega al rostro de los reporteros, y Rubén Omar acepta que en la ida, se equivocó “al meter un delantero más. Descuide atrás y nos metieron el segundo y bueno, estamos así. El 2-0 es justo, ellos las concretaron, nosotros no. Venimos por tres goles. No es como otra veces, que si te hacen uno tienes que hacer más, nuestra meta es tres y vamos por ellos”.

Enrique Pérez tomará el lugar del suspendido Mauricio Romero, en tanto que el colombiano Aldo Leao volverá a la titularidad después de haber faltado al juego de ida por jugar con su selección nacional ante Brasil.

“Vamos por todo, dejaremos todo en la cancha”, asegura.

—¿Es matar o morir?

—Debemos lograrlo o irnos con la cabeza en alto, ganando o perdiendo, así lo haremos.

Y le dio una última bocanada al cigarro, eterno compañero.

En tanto que Federico Vilar (él no fuma), sugiere a sus compañeros tomar las cosas con calma, “sabemos que estamos en una situación muy complicada, pero tampoco es para volvernos locos, hay tiempo”.

Si América pudo hacer dos goles en el Morelos, “nosotros podemos hacer tres aquí”.

Lo primero será detenerlos. “Todo parte de un orden, todo parte de la solidez defensiva. Hoy más que nunca, debemos ser equilibrados”, asegura el argentino, que no le hace el feo al cigarro.