Ivanovic remonta a Maria Sharapova

Deportes 17/08/2014 00:19 Actualizada 03:30

CINCINNATI.— La serbia Ana Ivanovic protagonizó ayer un sufrido triunfo ante la rusa Maria Sharapova, a quien derrotó 6-2, 5-7, 7-5 para avanzar a la final del Masters de Cincinnati.

En un cotejo que se prolongó por casi tres horas, Ana logró reponerse de un fatídico segundo set y avanzó a la disputa por el título ante Serena Williams.

Ivanovic lució dominante en el primer set, el cual se llevó en apenas 30 minutos. En el segundo periodo, la serbia mantuvo su dominio y todo parecía encaminado a una sencilla victoria con el parcial 4-0 a su favor.

Fue entonces cuando María Bonita, despertó. La rusa comenzó a desplegar su mejor tenis y en pocos minutos se repuso en el marcador. Ante la incredulidad de los aficionados, la jugadora, número seis del ránking mundial se repuso y logró emparejar el partido al llevarse el set por 7-5.

El espectáculo siguió en el definitivo, en el que Ana y María pelearon cada pelota. Sin moverse de sus lugares, los asistentes disfrutaron cada uno de los golpes de las bellas tenistas quienes no cedieron su saque para llegar al 5-5.

Fue entonces cuando, en un golpe de energía, Ivanovic desplegó certeros golpes para acabar con la fantasía de Sharapova.

Hoy, Ana se medirá a Serena Williams quien volvió a derrotar a Caroline Wozniacki para alcanzar la final de un torneo que se la ha resistido durante su carrera.

En un partido en el que fue de menos a más, Williams se impuso 2-6, 6-2, 6-4 frente a Wozniacki.

Fue la octava victoria de Williams en nueve partidos ante Wozniacki. La número uno del mundo cedió un set por primera vez en el tornes y cometió 41 errores no forzados, 20 más que la danesa.

Williams tuvo que jugar con rigidez en la parte baja de la espalda.

“Fue cuando me pude relajar, para ser honesta. Fui más agresiva al buscar los tiros, ir a la red más, como si no tuviera nada que perder”, dijo Williams.

También intentó acortar los puntos con su servicio, lo que derivó en una efectividad de 58% de sus saques. “Tenía que tirar bombazos porque no me estaba sintiendo bien”, dijo. “Me dije: 'intenta meter aces para ver qué sale'. Y me empezó a funcionar. Ahora espero que tenga bien el brazo para mañana”.

Williams jamás ganó el Masters de Cincinnati en cinco intentos. El año pasado perdió en el tercer set ante Victoria Azarenka.