Se encuentra usted aquí

Paralímpica se declara bisexual

La esgrimista Gema Hassen-Bey quiere ser ejemplo para personas discriminadas
Compartir
La deportista defendió el derecho a la diversidad sexual (JUAN CARLOS ROJAS)
17/02/2017
03:34
JERÓNIMO ANDREU
-A +A

Madrid.—España es uno de los países más tolerantes con la homosexualidad, pero los estadios y los vestuarios deportivos son dos de los lugares en los que el tabú sigue inquebrantable. Por esa razón, las principales instituciones del mundo deportivo lanzaron ayer una campaña a favor de la diversidad sexual.

La esgrimista paralímpica Gema Hassen-Bey defendió durante la presentación de la iniciativa la decisión de comunicar su bisexualidad como una forma de dar ejemplo a personas que temen ser discriminadas por su condición sexual. “Creo que soy la primera paralímpica que lo hace público. Intento derribar las barreras. Compito en silla de ruedas, soy bisexual y ahora tengo el proyecto de ser la primera mujer que suba el Kilimanjaro en silla de ruedas”, explicó Hassen-Bey

Le apoyan en la campaña el Comité Olímpico, el Consejo Superior de Deportes y otros cinco deportistas españoles: jinetes de hípica, waterpolistas olímpicos, boxeadoras, futbolistas femeninas... Y un árbitro, Jesús Tomillero, que el año pasado recibió agresiones en partidos juveniles por reconocer en televisión que era gay.

En la lista de apoyos siguen sin figurar futbolistas masculinos, los deportistas con más visibilidad, y entre los que el prejuicio es mayor, en paralelo a la cuantía de los contratos, los patrocinios y la presión de los aficionados.

“El problema entre los deportistas muchas veces es la autocensura por miedo a cómo les pueda afectar a su carrera, por miedo a la hinchada...”, explicó Francisco Ramírez, el presidente de la Confederación de Lesbianas Gays Bisexuales y Transexuales Española (COLEGAS).

Xavier Oliva, representante de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) reconoció que “hacen falta valientes que den el primer paso, para que esto sea el inicio y luego lleguemos a la normalidad”. Aun así, consciente de esas presiones que reciben los deportistas de élite, apuntó que “reconocer la orientación sexual es una decisión personal, y hay que respetar tanto a los que la quieran mostrar como a los que no quieran”.

Compartir

Comentarios