Perfil. Ronaldinho, el futbolista que nunca dejó de sonreír

El único jugador en ser ovacionado por el Santiago Bernabéu. De esa importancia es Ronaldinho para el futbol mundial
Ronaldinho, brasil, FC Barcelona, reitor, perfil, PSG, Querétaro, fiesta, Querétaro, 24 millones de euros, campeón
Twitter
17/01/2018
02:04
-A +A

Este martes, uno de los considerados mejores futbolistas de la historia dirá adiós definitivamente de las canchas.

Ronaldo de Assis Moreira “Ronaldinho” nació un 21 de marco de 1980.

Desde muy temprana edad mostró talento para el futbol, participando en diversas competiciones como el futbol de salón, donde cautivó con su “magia”.

A la edad de 15 años se unió a las fuerzas básicas del Grémio de Brasil, y dos años después, debutó como profesional.

Su tremenda calidad lo llevó a emigrar al futbol europeo con el París Saint-Germain de la Ligue 1francesa, en donde estuvo dos temporadas y aprovechó la vitrina para que uno de los clubes más grandes se hiciera de sus servicios: el FC Barcelona de España.

'Dinho' llegó por 24 millones de euros en 2003, ya con un Mundial en la espalda (Corea-Japón 2002). En su primera temporada como blaugrana, marcó 15 goles en 32 partidos.

Honrando la etiqueta de ídolo de sus compatriotasRvaldo, Romário y Ronaldo en Barcelona, Gaúcho se volvió la máxima estrella a nivel mundial en 2005, cuando ganól la Liga de España y le valió para recibir el Balón de Oro.

Una temporada después, junto a una gran camada conformada por Victor Valdés, Carles Puyo, Rafael Márquez, Xavi Hernández y Samuel Eto´o, se coronó campeón de la UEFA Champions League.

La sonrisa del jugador le valió para nunca ganarse ningún enemigo, ni siquiera del más acérrimo rival: el Real Madrid, quien en la temporada 2005-2006, anotó dos goles en el Santiago Bernabéu y fue ovacionado por los aficionados, algo nunca antes visto.

Tras tres temporadas sin estar en su mejor nivel, para la campaña 2008-2009 abandonó el Barcelona para probar suerte en el AC Milan de Italia. 204 partidos oficiales y 94 goles le valieron al brasileño ganarse el corazón del equipo culé y ser considerado uno de los mejores jugadores del club y de la historia.

Pero las lesiones comenzaron a hacerle factura, y la extravagante vida nocturna también, por lo que su paso por el cuadro italiano fue de regular a malo.

Para 2011, la aventura por Europa terminó y regresó a Brasil para jugar con el Flamengo, aunque la relación del astro con la afición del Fla terminó por perjudicarle, por lo que solo un año después, fichó con el Atlético Mineiro.

Con el cuadro Galo, vivió un segundo aire, volviéndose el jugador clave e incluso coronándose en la liga doméstica y en la Copa Libertadores de 2013.

Sorpresivamente, el 5 de septiembre de 2014, fichó con los Gallos Blancos de Querétaro, y aunque su rendimiento no fue el mejor, llevó a los Gallos Blancos a una final del futbol mexicano en la misma campaña que llegó (además de la única en tierras aztecas).

Con 36 años, regresó a Brasil, ahora con el Fluminense, donde de igual forma, solo estuvo una campaña.

Desde entonces, ha deambulado por todo el mundo jugando partidos amistosos, o jugando futbol de playa. Al final, las piernas terminaron por pesarle y 'Dinho' dijo adiós este martes del furtbol.

Con Brasil, lo respaldan 15 años vistiendo la verdeamarela, donde jugó 102 encuentros y marcó 35 goles, además de coronarse campeón del mundo en 2002.

Comentarios