Háganlos sufrir

Deportes 16/10/2012 02:52 Actualizada 08:25

[email protected]

TORREÓN.— Tienen la llave que abre la puerta que está frente a la escalera que conduce al “infierno”. Su objetivo es enterrarla en la árida Comarca Lagunera.

Ironías del futbol. José Manuel de la Torre y sus guerreros controlan el destino de la selección salvadoreña, esa que habita en el genuino averno del Tricolor.

Ninguna visita en el área de Concacaf implica más vicisitudes para los verdes que la del estadio Cuscatlán en San Salvador. Lo vivieron hace cuatro meses... Suficiente para una eliminatoria mundialista.

No repetirla depende de ellos, lo que otorga un aderezo especial al juego de hoy, último del representativo nacional en 2012.

Además de darles el mejor balance anual en las más recientes dos décadas, un triunfo sobre “La Selecta” enterraría la verdadera llave del “infierno” en la inmensidad del desierto coahuilense.

“Hay que ganar para no volver a allá”, admite el talentoso volante Antonio Naelson Sinha. “Lo más importante es conseguir los tres puntos, terminar invictos esta fase de la eliminatoria y, por qué no, evitar otra visita a El Salvador”.

La tropa de El Chepo salió victoriosa en su más reciente expedición por esa inhóspita zona de Centroamérica, éxito que no significa deseo de volver a jugarse algo más que tres puntos en San Salvador.

“Lo más importante es lo que hagamos, no fijarnos tanto en el adversario, pero es una realidad que, cuando los visitamos, no la pasamos bien”, comparte el capitán Francisco Javier El Maza Rodríguez.

“Siempre estaremos preparados para lo que sea, aunque si no volvemos, tampoco estaría mal”.

Revancha deportiva que no debe ir más allá del lienzo verde. Los hombres de El Chepo solicitan no tener un comportamiento similar al que tuvo la afición salvadoreña.

Lo que daría el colofón ideal a una velada en la que pretenden clausurar esa oscura puerta que conduce al “infierno” centroamericano.

“Siempre vamos a tratar de hacerlo lo más respetuoso posible, así ha sido en la parte deportiva, porque esto no deja de ser más que un partido de futbol”, recuerda el director técnico nacional.

“Representamos a nuestros países y sí sería lo más agradable poder escuchar a la afición cantando nuestro himno, verla respetar el de los países visitantes... Sería bastante bueno”.

Sería un triple éxito ante La Selecta, ya que se le dejaría fuera de Brasil 2014, ya no habría otro viaje a ese “infierno” centroamericano y se mostraría civismo, virtud altamente valorada por los seleccionados.

“Simplemente, demostrar la educación que tenemos como mexicanos”, sentencia Andrés Guardado.

“Desafortunadamente, cuando vamos a El Salvador, no se nos trata bien. No es una crítica, pero es día con día cada que vamos para allá, y los mexicanos no debemos pagar con la misma moneda”, reitera.

“Hay que enseñarles que en nuestro país se trata bien a la gente”.

Discurso compartido por todos, al igual que el de apoyo a Javier Hernández, quien adelanta que volverá a pedir el esférico, si se marca un penalti en favor del Tricolor.

Todos quieren enterrar esa llave que abre la puerta del camino al “infierno” del Cuscatlán.