Se encuentra usted aquí

16/08/2013
12:17
-A +A

[email protected]

La exoneración a los dos futbolistas mexicanos que dieron positivo por clembuterol se encuentra bajo el lente de la Agencia Mundial Antidopaje (WADA, por sus siglas en inglés).

El organismo internacional tiene un plazo de 21 días para decidir si apela o ratifica la decisión de la Comisión Disiciplinaria de la Federación Mexicana de Futbol de liberar de toda culpa al par de jugadores que tuvieron un “resultado analítico adverso” en los exámanes contra sustancias dopantes, aplicados en la jornada 1 de la Liga MX.

Conforme al artículo 13.2.3 del Código Mundial Antidopaje y el artículo 63 del Reglamento Antidopaje de FIFA, la WADA puede interponer un recurso ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) para revocar la decisión de la Disiciplinaria y castigar a los atletas involucrados.

“La situación con todos los casos de doping es que WADA tiene el derecho de apelar ante el TAS si así lo considera necesario”, explica un correo electrónico recibido por EL UNIVERSAL por parte del vocero de la organización, Ben Nichols.

Ricardo de Buen, especialista en derecho deportivo, asegura que la WADA examinará el expediente recibido por parte de la Femexfut en torno a la resolución del Clembuterolgate. Lo hará a conciencia y con ojo crítico. Si observa alguna deficiencia no dudará en apelar porque la Agencia Mundial Antidopaje suele ser “dura”.

“Es una facultad [la apelación]. A lo mejor encuentran un resquicio que uno no conoce y terminan apelando. Está complicado que lo hagan por el antecedente de que se tiene un problema de salud pública en el país, pero a lo mejor al ver el expediente cambian de opinión. La WADA es dura, y trata, en caso de que tenga duda, de intervenir”, asegura el también árbitro del TAS.

En cuestión de siete días, la Comisión Disciplinaria —tras una investigación con análisis, presentación de pruebas y “demás argumentos” confirmó lo que “presumió” 72 horas después de obtener las conclusiones de las pruebas hechas en el Laboratorio de Conade: “El resultado analítico adverso se debió a la ingesta de carne contaminada” pese a que “los jugadores tomaron las previsiones para evitar su ingesta”, según reveló en un comunicado de prensa.

Con estos argumentos la Disciplinaria decidió absolver a los futbolistas de ser suspendidos, hasta por dos años. Una exoneración similar se vivió cuando, en 2011, cinco seleccionados nacionales fueron exonerados por ingesta de carne contaminada con clembuterol.

Ahora toca que la nueva sentencia sea examinada por parte de la FIFA y la WADA, para saber si están de acuerdo o no con lo dictado por el órgano impartidor de justicia de la Federación Mexicana de Futbol.

“Al recibir el expediente tienen todas las posibilidades de manejarlo y ver cómo se llegó a la resolución y en ese momento tomar la determinación de apelar o no esa resolución. Ellos se convierten en un fiscal en el que pueden volver a acusar y decir ‘no, yo no estoy de acuerdo con esto, entonces tú, Tribunal de Arbitraje Deportivo, resuelve porque yo no estoy de acuerdo con esa resolución’”, expone De Buen.

Las secretarías federales de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) y de Salud (SS) aseguraron hace una semana, contrario a lo que ha argumentado la Femexfut, que “en nuestro país la tasa de intoxicación por clembuterol es de menos de uno por un millón de habitantes en 2013”, por lo que la “incidencia de casos de intoxicación en la población es remota”.

Esta respuesta hecha por ambas dependencias gubernamentales puede ser considerada por la Agencia Mundial Antidopaje para tomarse en cuenta como prueba ante el Tribunal de Arbitraje Deportivo en caso de apelar, “aunque el panel verá si lo acepta o no”.

El desenlace del Clembuterolgate es de pronóstico reservado para Ricardo de Buen: “cualquier cosa puede pasar, están en su derecho de presentar la apelación, igual se le ocurre a FIFA al ver el expediente, apelar, o a la WADA. No me gusta adelantarme, aún la WADA teniendo argumentos fuertes o no, tienen el derecho de hacerlo”.

Este diario intentó saber la postura de Eugenio Rivas, presidente de la Comisión Disciplinaria en torno al tema, pero no se obtuvo más que una respuesta de un subalterno, quien indicó que estaba en una comida y más tarde no contestó.