Benzema calla bocas y gusta

Deportes 16/06/2014 01:04 Actualizada 09:38

[email protected]

PORTO ALEGRE.— Solía ser denunciado por la crítica de su país. La prensa y los aficionados le reclamaban pasividad, indolencia cuando vestía la playera de Francia.

Hoy, los detractores de Karim Benzema callan, mientras el delantero del Real Madrid celebra un doblete que sirvió para que Francia arrollara 3-0 a Honduras en su presentación en Brasil 2014.

La Copa del Mundo suele ser cruel. La realidad termina por alcanzar a cada uno de los equipos y jugadores. Vivo ejemplo de esa hipótesis fue el juego entre los galos y los catrachos.

Mientras Benzema fue un despliegue de clase y elegancia, los catrachos, impotentes ante la superioridad recurrieron a golpear a los franceses con algunas entradas arteras.

Benzema fue el hombre del partido. Aun así, le costó, como le cuesta en su club, donde a veces es capaz de brillar como el que más y otras se esconde para no aparecer en muchos partidos. En su estreno mundialista estuvo desaparecido durante casi toda la primera parte.

En el minuto clave, el 44, Wilson Palacios vio su segunda tarjeta tras cometer un penalti sobre Pogba que parecía claro. Benzema no falló desde los once metros, derribó el muro de Honduras y, Francia, con un jugador más, se marchó al vestuario con la tranquilidad de quien se sabe ganador.

Para desgracia de Honduras, con un hombre menos, la primera de las llegadas francesas en el segundo tiempo terminó en gol.

El protagonista de nuevo fue Benzema, que remató al poste una pelota que se introdujo en la portería de Valladares. Por primera vez en la historia se utilizó la tecnología de gol que ha implantado la FIFA. En los marcadores, como en el tenis, pudo verse cómo la pelota atravesó la línea de la portería.

Se despejaron las dudas y Benzema comenzó a dar su recital, que completó en el minuto 72, con un trallazo desde dentro del área.

Su tanto selló un marcador con el que Francia agarró el liderato del grupo E y dejó a los catrachos tocados. Al atacante merengue le permitió callar en el Mundial cualquier intento de crítica en su contra.