23 / julio / 2021 | 22:46 hrs.

Valencia muestra ser letal en donde la vida no vale nada

Deportes 16/05/2014 01:25 Actualizada 09:50

[email protected]

LEÓN.— Imparable, Enner Valencia se transforma —una vez más— en el hombre de la noche. Inspirado, el artillero ecuatoriano se apunta dos goles en el partido de ida de la gran final y catapulta al Pachuca al éxito parcial, en el estadio León.

Ha sido el campeón de goleo del certamen regular, con 12 dianas. Y a la Liguilla le ha agregado sabor con seis tantos más, para totalizar 18 anotaciones en el semestre.

Lo de anoche tiene un condimento especial. Se trata del juego de ida de la final por el título de Clausura 2014 y eso implica un cierre digno del mejor definidor de la Liga.

Hambriento en el juego a balón parado, Enner aparece en un par de ocasiones para dibujar una voltereta en el marcador.

“La verdad que el partido ha sido muy bueno acá, llegamos con gran actitud y nos llevamos el resultado acá”, celebra, humilde, al término de la batalla.

“Siempre salimos ordenados, con buen futbol y pudimos conseguir goles que nos permiten llevar una ventaja a casa”, añade sencillo.

Lo único malo es que sobre la recta final, en el minuto 66, el propio Enner pide salir del campo. Se trata de una molestia muscular, producto de la entrega. Mas el propio ecuatoriano deja en claro que estará en la vuelta: “Fue una pequeña molestia en una jugada en medio campo, pero voy a estar bien”, garantiza la figura del encuentro de anoche.

Clave ha sido para él convertirse en el centro delantero del Pachuca. La habilidad de volantes abiertos geniales como Jürgen Damm e Hirving Lozano ha sido clave en el ciere ciclónico de Valencia.

“Jugar con estos compañeros, cada día nos entendemos mejor, son desequilibrantes en la parte de afuera y eso me permite marcar goles”, comparte el ecuatoriano.

“En mi comienzo jugaba por fuera, pero en los últimos seis meses había sido delantero, el profe me ubicó en esa posición y aquí estoy”, dice, convencido de haber descubierto su lugar en el campo.

Antes de salir lesionado, Enner tuvo una inmejorable opción de convertir su tercer gol de la noche, pero el arquero William Yarbrough ha ejecutado un lance clave para evitar la anotación.

“La verdad es que por ahí tenía para cruzársela, se la quise poner a primer palo y el arquero hizo una gran atajada”, lamenta Enner, quien está seguro de un desenlace espectacular en la vuelta.

“Va a ser interesante, León juega igual de local que de visitante”, aunque Valencia está enrachado.

Temas Relacionados
Valencia muestra ser letal goles