Gigantes aplastan a San Francisco

Deportes 15/10/2012 01:03 Actualizada 08:48

 

SAN FRANCISCO.— Inclina la cabeza. Para Alex Smith, quarterback de los 49ers, el peso de la derrota es mayor que el del casco. Fue imposible. Los Gigantes demostraron que su ralea es de auténticos monarcas y se impusieron 26-3.

El defensivo profundo de Nueva York, Antrel Rolle, interceptó dos envíos de Smith, y Prince Amukamara uno más. Nulificaron a Alex. Los Big Blue Crew repitieron la dosis del juego de campeonato de la Conferencia Nacional (NFC) de la temporada 2011.

Eli Manning, quarterback de los Gigantes, es el nuevo némesis de los 49ers. Ayer lanzó para 193 yardas y un touchdown, mientras que Ahmad Bradshaw les corrió 116 yardas, y Lawrence Tynes conectó cuatro goles de campo. San Francisco tuvo su segundo descalabro del año.

En unmomento de la primera mitad, Manning completó ocho pases consecutivos para 142 yardas y provocaron los errores de la defensiva de los gambusinos. Domenik Hixon atrapó pases de 39 y 16 yardas en terceras oportunidades al hilo, y Víctor Cruz bajó un envío de touchdown de seis yardas para poner al frente a Gigantes 7-3 en el segundo cuarto.

El 10-3 llegó con la siguiente ofensiva de Nueva York por medio de un gol de campo de 34 yardas.

David Wilson regresó el kickoff de la segunda mitad 66 yardas, la jugada la coronó Bradshaw con una anotación de una yarda que extendió la ventaja neoyorquina 17-3.

En las siguientes dos posesiones de San Francisco se presentaron las intercepciones de Rolle, con lo que terminó la esperanza de reacción de los locales en el Candlestick Park. La primera fue un pase largo que pretendía atrapar Mario Manningham, ex compañero de los Gigantes. La segunda llegó cuando Smith buscó las manos a Kyle Williams, pero Rolle se interpuso y la regresó 22 yaardas, la dejó en la cinco de 49ers.

La presión sobre Alex Smith fue constante, e incrementó cuando el tacle Joe Staley abandonó el encuentro debido a una contusión en el tercer cuarto. Smith terminó con 19 pases completos de 30 para 200 yardas. La ofensiva terrestre del conjunto escarlata y oro se terminó con 80 yardas. Decepcionó.

Es la séptima ocasión en la carrera de Smith —selección global número uno del Draft 2005— en que lanza tres intercepciones. Fue devastador para Alex, quien fue capturado cuatro veces en el partido.

Los 49ers se presentaron a este encuentro tras vencer 45-3 la semana pasada a los Bills de Buffalo, duelo en el que establecieron la marca de la franquicia con 621 yardas a la ofensiva, y se convirtieron en la primera escuadra de la historia en lograr 300 yardas por tierra y 300 por pase en el mismo encuentro, pero ayer fueron borrados sobre el emparrillado.

Smith se avergüenza, también el resto de los 49ers que felicitaron a sus rivales después de la derrota. Levanta la cabeza, se quita el casco. Aún restan 10 partidos.

Temas Relacionados
GIGANTES San Francisco 49ers