Los triquis predican con el ejemplo

Deportes 15/07/2014 00:12 Actualizada 08:24

Predicar con el ejemplo. Esa, es una de las principales filosofías entre los niños triquis y sus entrenadores. Recién desempacado de Europa, el conjunto oaxaqueño comparte el método de trabajo con el que han conseguido tan buenos resultados tanto en lo deportivo como en lo académico.

“Nosotros somos modelos a seguir. Mucha gente quiere ayudarnos con dinero, pero lo que nosotros queremos demostrar es que no forzosamente debes de ganar un sueldo para enseñar. A los niños hay que inculcarles que deben estudiar y de esa forma obtener sus ingresos”, explica el entrenador Guillermo Merino.

Los 25 entrenadores de planta en la Academia de Baloncesto no perciben ningún sueldo. La única recompensa para su labor es una beca con la cual pueden cursar la carrera de sicología del deporte.

“El profesor Zúñiga nos ha enseñado que antes de pensar en una recompensa debemos culminar nuestros estudios porque en las zonas indígenas difícilmente se ve un profesionista. Actualmente tenemos un grupo de 2 mil niños y esperemos que todos ellos tengan una formación integral”, explicó Sebastián Ortiz.

Para reclutar a los nuevos integrantes de la Academia, se realiza una “fiesta triqui” donde se selecciona a los jugadores con más talento. Los elegidos, no son necesariamente quienes más canastas anoten sino quienes corran más, peleen por la pelota y sean hiperactivos.

“Les enviamos una invitación para integrarse tanto a los niños como a sus papás. Para los elegidos es algo muy grande ser seleccionados porque saben que esto les abre las puertas para que sean mejores personas y tengan ese futuro para seguir estudiando”.

—¿Los viajes constantes no afectan el rendimiento escolar?, se cuestionó a los entrenadores.

—No, porque a todas las salidas nos acompaña un pedagogo, además los niños llevan guías y tareas. Además, los profesores nos han dicho que los pequeños que salen más son los que tienen mejores promedios.

Merino nunca pensó llegar tan lejos. Y aunque al principio convencer a las personas de enviar a sus hijos a la academia fue complicado, hoy cada vez más niños se integran.

Ligeros de talla y con menos estatura que sus rivales, los pequeños triquis suplen carencias físicas con un gran tesón. “Me gusta mucho competir ante equipos más grandes y fuertes. Mi hermano ya se integró al proyecto porque le gustó lo que hacemos”, reveló Melquiades.

Tras la aventura europea, el equipo descansará y a fin de mes recibirá un reconocimiento del Comité Olímpico Internacional y participará en un festival en Los Ángeles.

“Tenemos programados varios campamentos con más de 100 participantes. Para 2015, en marzo, tenemos participación en la Copa Francia”, compartió Merino.

Melquiades Ramírez, Tobías de Jesús Bautista, Bernabé Martínez, Maximiliano Celestino, Daisy Martínez, Fernando León, Efrén Martínez, Néstor Gómez, Abimael García y Guillermo Merino conforman parte del equipo titular.