05 / agosto / 2021 | 06:28 hrs.

Un Oribe “retornable”

Deportes 14/05/2014 00:02 Actualizada 08:53

Oribe Peralta llega al América en un traspaso que le costó a Televisa cerca de 10 millones de dólares, y un salario anual para el jugador de 2.5, o sea, unos 32.3 millones de pesos. Sin embargo, el club águila podrá tener un seguro retorno de inversión calculado en un máximo de la duración de su contrato: cuatro años.

Oribe tiene un valor comercial de 6.3 millones de dólares, cifra valuada por Transfermarkt, y considerada justo antes de ser transferido al club de Coapa, por lo que seguramente se incrementará por la combinación de marcas.

Se trata del segundo jugador más cotizado del mercado mexicano, pues se encuentra por debajo de los 6.8 millones de dólares con que cotiza el cruzazulino Marco Fabián. Aunque el delantero es una figura de moda en el plano mediático, el factor edad es importante, pues el tapatío tiene 24 años, por 30 del Hermoso.

Los méritos deportivos están a la vista de todos, pero no son suficientes para una tasación. Oribe se convirtió en el mejor anotador mexicano en la eliminatoria regular mundialista, con 10 goles marcados, incluidos sus cinco en el repechaje ante Nueva Zelanda.

El salario de un futbolista se obtiene del presupuesto proyectado en forma anual para un club grande, que en el América debe ser de unos 110 millones de pesos al año.

“Nosotros hacemos un contrato multianual y por eso esperamos que un jugador como él rinda lo esperado y con ello tendremos el ROI (retorno de inversión) sin problemas al término del acuerdo por sus servicios”, dice al respecto Yon de Luisa, director operativo del Comité de Futbol de Televisa.

De ‘Horrible’ a ‘Hermoso’

Así como el futbol es una suma de circunstancias, también el nombre de un futbolista transformado en marca.

Por la similitud fónica de su nombre con la palabra “horrible”, Peralta siempre fue presa de bromas de sus compañeros, quienes le llegaron a llamar así. Sin embargo, con su rendimiento futbolístico en el Santos y el Tri, sobre todo, al resultar una pieza clave en la consecución del oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, el apodo sufrió una metamorfosis.

Como el apelativo era a todas luces despectivo, el club albiverde pidió a los comentaristas utilizar un nombre opuesto, y a partir de entonces fue El Hermoso.

Pepsi organizó una campaña donde difundía el nuevo bautizo de Oribe, e incluso Puma, marca oficial del uniforme de Santos Laguna, realizó una playera con el nombre de su flamante apodo, pero una diferencia de intereses con Puma frenó la acometida.

El propio jugador se lamentó a través de las redes sociales y la marca refresquera aprovechó para utilizar en las mismas plataformas un mensaje central: “Le quitarán la camiseta, lo hermoso nunca”.