Los Gallos no se dan por vencidos

Deportes 13/10/2012 01:19 Actualizada 08:47

[email protected]

A pesar de que el camino está lleno de obstáculos para los Gallos Blancos del Querétaro, el técnico Sergio Bueno confía en que el equipo se mantendrá en la Primera División, ya que de a poco ha mostrado un ascenso en su futbol, aunque aceptó que tendrán que redoblar esfuerzos.

El estratega rechazó que exista presión por el irregular desempeño en la presente campaña, ya que no han podido ganar y cosechan sólo tres puntos de 36 posibles: “Nada es imposible, este equipo vino el torneo pasado [al Azul] y ganó, todo puede ocurrir”.

Recordó que no sólo Querétaro está sumergido en problemas de descenso, también otros equipos que se mantienen cerca de los emplumados están en la quema, lo que permite trabajar con tranquilidad relativa, para sumar el mayor número de unidades.

“Son tres puntos los que nos lleva Atlas, quedan varios juegos este torneo y todavía uno completo por delante y habrá que analizar muy bien, tomar decisiones inteligentes para poder permanecer en Primera División, es cierto que es complicado y no será sencillo”.

No se arrepiente de haber asumido el timón de los Gallos. Es un reto del que tiene plena confianza, saldrá adelante: “Nadie me obligó a estar en esta situación, pero no pienso en eso, sólo en el partido ante Cruz Azul”.

Además de los problemas porcentuales, Querétaro tendrá otros contratiempos que solventar como lo son las bajas de tres jugadores titulares. Y es que además de la ausencia de Carlos Bueno por suspensión, tampoco podrá contar con Efraín Cortés y David Stringel, ambos por lesión.

“Las bajas sólo hacen más interesante el reto, pero estamos entusiasmados de tener un equipo competitivo; creo que estamos cerca, excepto el partido ante Toluca creo que estamos para pelear con cualquiera, nadie nos ha pasado por encima, pero no hemos tenido contundencia, lo que debemos de corregir”.

De hecho, aseguró que buscarán ser ofensivos en el Azul. “Cada equipo define su propia estrategia, pero no seremos especulativos. Prefiero que en lugar de empatar tres partidos, ganemos uno y perdamos dos. Son los mismos puntos, pero una sensación diferente”.