23 / julio / 2021 | 23:25 hrs.

Tragedia en un estadio congolés

Deportes 13/05/2014 00:39 Actualizada 03:30

KINSHASA, Congo.— Quince personas perdieron la vida y 21 resultaron heridas tras una estampida en un partido que se disputaba en el estadio Tata Raphaël de Kinshasa, la capital de la República Democrática del Congo (RDC), según el Ministerio del Interior congolés.

El partido enfrentó el domingo al Association Sportive Vita Club de Kinsasha y al Tout Puissant Mazembe de Lubumbashi en el estadio de Tata Raphaël de la capital.

Los aficionados del equipo local lanzaron objetos y apedrearon una unidad móvil de la televisión nacional, la RTNC, descontentos con la derrota (0-1) contra el combinado de Lubumbashi.

El caos estalló después de que el ASV Club recibiera el gol que lo dejaba en desventaja contra el rival Tout Puissant Mezembe.

Los excitados aficionados desahogaron su decepción arrojando una lluvia de piedras al terreno de juego.

La creciente tensión en las gradas llevó a la policía a responder, disparando innumerables gases lacrimógenos contra los aficionados del ASV Club, lo que provocó una estampida en las gradas.

Además, cuando todos los asistentes buscaban abandonar el recinto, se derrumbó un muro del estadio.

“El partido se saldó con una lluvia de piedras, seguida por una avalancha humana en los últimos tres minutos, cuando el Tout Puissant Mazembe ganaba 1-0”, señaló la Radio Televisión nacional congolesa.

El Gobierno congolés ha creado una comisión de investigación para identificar las causas de la tragedia y dirimir responsabilidades en la organización del partido, según anunció el ministro.

Los equipos se enfrentaban en la sexta y última jornada de los Playoffs de la Primera División.

Durante las más recientes dos temporadas, los encuentros entre el ASV Club y el TP Mazembe siempre se han disputado bajo un clima de elevada tensión.

No es la primera vez

El 25 de abril, más de 20 personas murieron en el pueblo de Kikwit, ubicado al suroeste del Congo, debido a la falla de los generadores durante un festival en el que se rendía un homenaje a un cantante muy popular. La oscuridad repentina causó temor y de ahí sobrevino una nueva mortal estampida.