No pierde la fe por jugar

Deportes 12/06/2014 01:17 Actualizada 09:34

[email protected]

Fue de los últimos pasajeros en subirse al avión del Tri para viajar rumbo a Brasil 2014. Un delantero inesperado, pero que floreció como goleador en el momento indicado.

Hace un año, el nombre de Alan Pulido como uno de los 23 convocados para el Mundial sonaba a un disparate. Nadie vaticinaba que un eterno suplente en los Tigres fuera a colarse como uno de los PiojoBoys para la máxima justa del futbol.

Se dio su llamado. Quizá de carambola, pues las bajas de juego de Javier Hernández, Aldo de Nigris, Javier Orozco, Rafael Márquez Lugo y demás candidatos a la delantera del Tricolor palidecieron en los meses previos a la justa mundialista.

Puligol también encontró continuidad en su club, por las lesiones de Emanuel Villa y porque Ricardo Ferretti, quien no suele dar oportunidades a sus promesas, tuvo que echar mano de él para hacer goles con los Tigres.

Respondió, pese al mal momento de los felinos. Miguel Herrera le dio la oportunidad de mostrarse. Era la que tenía que aprovechar para deslumbrar a El Piojo. Una sola convocatoria que le valió el Mundial.

Un juego ante Corea del Sur. Uno de esos encuentros que El Tuca llama “moleros”, pero al que el delantero supo sacarle suficiente provecho.

En su noche mágica, Pulido hizo un hat trick que ayudó a que México tuviera un arranque de 2014 con una contundente victoria sobre los asiáticos.

Sin hacer demasiado ruido, comenzó a ser parte del Tricolor. Su carácter sereno y sus ilusiones por ser parte del combinado mundialista se complementaron con la regularidad en su club.

Una vez que se confirmó su presencia entre los seleccionados por Herrera, el juvenil mostró su satisfacción por estar en un Mundial a su corta edad.

“La verdad es que éste es uno de los momentos más felices de mi vida, porque siempre quise estar ahí con la Selección. Tener la oportunidad de ir a un Mundial a mis 23 años, la verdad nunca me lo imaginé, y ahora se hace realidad“, se ilusiona el futbolista tamaulipeco.

Una vez en la lista, Pulido tiene muy difícil siquiera tener minutos en Brasil.

Su competencia es dura. Tiene que jugarse el todo por el todo con Javier Hernández, Oribe Peralta, Giovani dos Santos y Raúl Jiménez. De inicio, luce como la quinta opción del Piojo.

La esperanza de Alan, no obstante, muere al último: “Hay que seguir en la pelea, hay veces que un suplente puede cambiar el partido y no hay que quitar el dedo del renglón para poder jugar en un Mundial”.