Nadie se salva en La Noria

Deportes 11/11/2015 02:07 Actualizada 09:07

Todos se mueven por lo que ordena la enérgica voz de Tomás Boy, pero ninguno conserva el corazón. Lo perdieron durante el enésimo torneo que finaliza en catástrofe.

Así son las prácticas del ya eliminado Cruz Azul, en el que —según diagnostica Matías Vuoso— nadie se salva del fracaso.

“Si el equipo anduvo mal, anduvimos mal todos. No es que unos bien y otros mal”, sentencia el ‘Toro’, uno de los 10 futbolistas que llegaron a La Máquina para el Apertura 2015. “Podría poner excusas, pero hay que dar la cara y saber que no anduvimos bien. Tampoco hay que darle tantas vueltas a esto”.

Por lo que no le sorprenderían cambios de cara al siguiente torneo. El argentino, naturalizado mexicano, confiesa que “cualquiera se querría quedar cuatro o cinco años en un equipo como este”, mas admite que hilar por primera vez tres torneos sin clasificar a la Liguilla podría generar varios cambios.

“Ojalá que pueda seguir estando [con los Cementeros] y me toque un título [de Liga]”, comparte. “Obsesionarme no, porque siempre digo que el futbol me dio muchas más alegrías que tristezas.

“Trabajo día a día para estar bien. A veces sale, otras no, pero no me eximo de alguna responsabilidad. Soy tan culpable como todos de que esta campaña haya sido mala”.

Sólo le queda intentar cerrar dignamente, ante el Pachuca y los Tigres, para después esperar el armado del plantel que afrontará el Clausura 2016.

“Eso ya es parte del cuerpo técnico y dirigentes, quienes harán una planeación, verán a los jugadores que quieren y a los que no”, recuerda. “No se van a ir todos, porque no pueden hacer una limpia”.

Temas Relacionados
nadie SE salva en La Noria