Su motivación, la pasada ‘Era Yáñez’

Deportes 11/08/2014 00:02 Actualizada 09:11

Tres victorias consecutivas de Gallos Blancos y el terecer puesto después de cuatro jornadas, con nueve puntos, mantienen a los emplumados en buen camino en el Apertura 2014, aunque el técnico, Ignacio Ambriz, dice que la motivación no es nueva, sino que viene desde el torneo pasado, cuando no cobraron sus sueldos, por los problemas legales del anterior dueño, Amado Yáñez.

“Tienen una gran armonía entre ellos, creo que nos marcó mucho la situación que tuvimos, o la problemática que tuvimos el torneo anterior de no cobrar, de ayudarnos entre nosotros, de arrimarnos el hombro, de sacar de repente de la cartera y apoyar al compañero”, señala el estratega, cuyo club venció el sábado 3-2 a Santos Laguna, en su casa.

Agrega: “Eso permitió que el grupo se cerrara, esa base que se quedó, hoy, lo único que estamos haciendo con los nuevos es contagiarlos de ese espíritu de compañerismo, de dejar en la cancha todo… pero no hemos logrado mucho, creo que ahora es cuando más calma debemos de tener y más humildad”.

Ambriz indica que está contento porque el esfuerzo realizado ante Santos, “estamos recobrando lo que hicimos el torneo anterior cuando cerramos, que teníamos mucho orden e intensidad, jugamos a divertirnos, y creo que el equipo poco a poco lo vamos recuperando”.

Sin problemas de descenso, la mira del técnico está puesta en otros asuntos, como darle continuidad a su proyecto, “darle continuidad al trabajo, y bueno, para mí, agradecerle a la directiva que me mantiene, es mi cuarto torneo y espero entregar buenas cuentas”.

“Hoy sí te puedo decir que el equipo tiene una base que poco a poco se va confirmando, y siempre la continuidad de trabajo te permite aspirar a algo más y espero que este torneo aspiremos a clasificar y después por qué no, como clasifican todos, a pelear una final”, precisa.

Además, analiza el desempeño del plantel, luego de sacar un triunfo importante en una de las plazas más complicadas del futbol mexicano, como lo es el Corona, casa de los Guerreros laguneros.

Sobre el cambio de Marco Jiménez, explica que le dio estabilidad y equilibrio al equipo, que era lo que necesitaba en el partido. “Darwin (Quintero) se mueve muy bien, a (Mario) Osuna le estaba dando trabajo poderlo seguir, cuando entra Marco nos equilibra y por ahí se empareja el partido y sacamos el triunfo”, añade.

Sobre el porcentaje de integración y trabajo en el que está el plantel, subraya que es complicado hablar de ellos, pues podría decir que el funcionamiento ante Santos estuvo al 80 u 85%, “a lo mejor de nada servirá que hayamos hecho un gran partido si el que viene contra Veracruz no logramos ganar o hacer una buena actuación, los porcentajes es muy complicado, sí es cierto que estamos rescatando el orden, la intensidad y después tenemos gente con calidad que nos permite funcionar, antes nos costaba hacer gol hoy los estamos haciendo”.

Temas Relacionados
motivación pasada Yañez