Sin continuidad, plan contra violencia

Deportes 11/03/2013 03:29 Actualizada 08:48

A petición de Nelson Vargas y gracias a la continuidad que, como gente del futbol, le dio Carlos Hermosillo al asunto, el abogado José Luis Valle Cosío elaboró un proyecto que pretendía prevenir y evitar que el fenómeno de la violencia en los estadios se extendiera a nuestro país. El entonces asesor jurídico de Conade se tuvo que conformar con aplicar un programa piloto en el estadio Victoria de Aguascalientes para el Necaxa, club al que coincidentemente presidió Justino Compeán, hoy titular de la Femexfut.

Comisionado durante la gestión de Hermosillo en Conade, para prevenir la violencia en la celebración de espectáculos deportivos, Valle Cosío guarda celosamente el proyecto que, sin pudor, desechó el máximo organismo balompédico en México, y lo comparte con EL UNIVERSAL.

“El tema de la violencia en espectáculos deportivos estaba creciendo y proliferando en todo el mundo, teníamos presentes el fenómeno en Argentina, Colombia, Costa Rica, la misma Europa en España, Italia, Inglaterra y Alemania. Sabíamos que en México no podíamos quedarnos al margen de esa situación, pero hoy veo con tristeza que los trabajos que se realizaron no hubo el seguimiento correcto o se quedaron en algún escritorio y no se le dio continuidad al tema”, observa en entrevista.

Pese a ello, “el DF sí ha trabajado muy fuerte en este tema, incluso el modelo jurídico más avanzado que existe en normatividad de espectáculos deportivos es el del Distrito Federal, no obstante que hay otros estados como Nuevo León que ha estado trabajando en el tema, pues ellos se enfocaron más en materia penal y aumentar las penas por cometer delitos en un espectáculo deportivo. El DF se fue más a la prevención, a la realización de los operativos”.

Funcionario de Conade de 2001 a 2008, Valle Cosío fue comisionado por Carlos Hermosillo para la realización del programa piloto en Aguascalientes, con el apoyo del gobierno del estado y en coordinación con la Femexfut. “Por desgracia no se le dio el seguimiento al momento de mi salida”, lamenta, la cual se produjo debido al cansacio que le había provocado “arar en el desierto”, ante la indiferencia a su trabajo.

La tarea de Valle Cosío pretendía cambiar, en un principio, la terminología. “Si uno habla en negativo, las cosas van en ese sentido, pero si uno comienza a cambiar y mandar mensajes positivos, se empiezan a dar las evoluciones de manera natural”.

Por ello “quisimos hacer un programa llamado ‘Formando Valores a través del Deporte’, y enfocarlo ‘Por una Cultura de Paz en el Deporte’”, avalado por Carlos Hermosillo y que involucraba a Josefina Vázquez Mota, como titular de la SEP.

“Empezó como mesa interinstitucional en el que cada parte exponía sus puntos de vista y luego se elevó a rango de ley. Con Hermosillo se dieron logros que por desgracia no recibió seguimiento del siguiente administrador [Bernardo de la Garza], pero logramos crear un Consejo Iberoamericano de Seguridad en el Deporte, integrado por los que hacíamos el eje de la normatividad, que éramos Argentina, Brasil y México. La intención, homologar criterios de cómo se debían celebrar los espectáculos deportivos en toda América”, expone.

Además, “buscábamos primero el carácter inmediato, generar los operativos de seguridad y policiales, que el DF ya los tiene normalizados”.

Valle Cosío sugirió la adecuación de instalaciones para que no resultaran inseguras, ya sea por sus características o por falta de mantenimiento, mismas que aún no se han hecho.

“De la misma manera proponíamos la participación de sector público y privado, hay muchas empresas que manejan el concepto de empresas socialmente responsables y queríamos involucrarlos para que se generara la conciencia en los trabajadores, de las plantas y crear paz en el deporte; campañas de conciencia”, recuerda el entrevistado.

Igualmente existía un plan a mediano plazo, con la intención de armar una normatividad, pero “la reforma que se dio a la Ley de Cultura Física y Deporte, no llegó a los niveles que debió haber llegado por cuestión política, y nos quedamos en una Comisión que no le dieron la oportunidad de tener un brazo que pudiera sancionar y notificar a las federaciones para que atendieran el tema”.

Por último, el de largo plazo, enfocado en la creación de valores sociales, a través del deporte. Sí, hoy letra muerta. Un proyecto más que se halla durmiendo en el sueño de los Justinos.