Pleito no deja sancionados

Deportes 11/03/2013 03:29 Actualizada 15:17

PHOENIX, Arizona.— El Clásico Mundial de Beisbol decidió ayer que nadie será suspendido a causa de la agria trifulca entre Canadá y México.

Los organizadores dijeron en una declaración que aunque los golpes y forcejeos “son contrarios al espíritu de caballerosidad deportiva y competencia respetuosa”, no serían adecuadas las suspensiones debido a que un equipo y posiblemente ambos no avanzarán a la segunda rueda.

La victoria de Canadá por 10-3 eliminó a México de la competencia.

La disputa comenzó en la novena entrada el sábado cuando el pitcher de México, Arnold León, golpeó a Rene Tosoni en la novena entrada justo después que Canadá abrió el episodio con un toque de bola de Chris Robinson.

Los organizadores informaron que conversaron la noche del sábado con representantes de las federaciones de México y Canadá.

“Estamos al tanto de los puntos de vista de cada uno dentro de un ambiente competitivo”, dijo el Clásico en un comunicado de prensa.

“De todas formas, se le indicó a ambos equipos que semejante altercado es inapropiado bajo ninguna circunstancia y es algo inaceptable en el beisbol”, agregó.

El manager de Canadá, Ernie Whitt, dijo que la organización del Clásico “hizo lo correcto”.

Al preguntársele sobre si la falta de sanciones envía un mensaje de que ese tipo de conducta es aceptable en otros juegos, Whitt indicó: “Espero que eso no sea así. Por lo menos no lo será en nuestro equipo. Teníamos jugadores que estaban preocupados por lo ocurrido. Creo que si se repite, ahí sí tendremos sanciones”.

Siete jugadores fueron expulsados, cuatro de México y tres de Canadá. No se mencionó si el Clásico contempla un cambio en la regla de desempate que habría precipitado la decisión de Robinson de tocar la bola con una ventaja 9-3 en la novena.

En la primera ronda, un empate de tres equipos se define mediante la diferencia de carreras.

El manager de México, Rick Rentería, dijo que estaba convencido que sus jugadores no tenían idea alguna del motivo de Robinson.

“Fue algo que se dio al calor del momento, y uno pierde los estribos, y eso fue quizás lo que pasó”, dijo Rentería. “Fue solo un mal entendido”.

Cuando el juego se reanudó, un aficionado desde las tribunas mandó una pelota hacia el dugout de Canadá y por poco le pega en la cabeza al coach de primera base, Larry Walker.

“Fue en ese momento cuando le dije al ampayer que si algo más caía, íbamos a retirar al equipo”, dijo Whitt, quien afirmó que se debe modificar la regla de desempate porque va contra la integridad del juego.