Los Cowboys, frente a un reto monumental

Deportes 10/11/2015 02:26 Actualizada 10:05

Arlington .- Con su derrota del domingo por la noche ante Filadelfia, los Cowboys de Dallas irán contra la historia en su deseo por clasificar a los playoffs de la NFL. Desde 1990 ningún equipo ha clasificado a postemporada tras arrancar con una marca de 2-6.

Para hacerlo, el equipo tendrá que sobreponerse una semana más a la ausencia de su quarterback Tony Romo, quien ha sido el gran ausente en la racha negativa, la peor de Dallas desde 1989, cuando Jerry Jones compró al equipo.

Otra baja importante es la del linebacker Sean Lee, uno de los lideres tacleadores quien salió del encuentro ante Filadelfia por una conmoción cerebral.

A media temporada, el panorama es muy diferente a lo esperado de unos Cowboys que, tras una buena postemporada, comenzaron el año hablando de ir a su primer Super Bowl desde 1996.

“Cuando llegué a la NFL ganamos sólo un juego”, dijo Jones. “Perdimos más de seis seguidos, teníamos a (Troy) Aikman y otros jugadores importantes en ese roster y sólo ganamos un partido. Pero sabemos que no hablamos del mismo equipo aquí y la realidad es que no esperaba perder seis partidos seguidos con este equipo”.

Además de la notable ausencia de Romo, un grave problema para Dallas es que su defensiva ha sido incapaz de preservar delanteras en momentos claves. Pasó con los Saitns de Nueva Orleans, con los Seahawks de Seattle y ahora con los Eagles. La unidad defensiva de los Cowboys además sólo ha sido capaz de generar cuatro entregas de balón en la temporada, empatados con los Ravens de Baltimore como la peor de la liga.

“Lo teníamos en las manos y lo dejamos ir, como pasó en el juego ante Nueva Orleans”, dijo el ala defensiva, Jeremy Mincey. “Tenemos que encontrar formas de hacer jugadas grandes””.

Dallas ahora viajará en semanas consecutivas. Primero irán a Tampa Bay y luego a Miami para enfrentar a los Dolphins en un encuentro donde se espera el regreso de Romo, quien desde la semana pasada regresó a los entrenamientos y parece recuperado de la clavícula.

“Hemos batallado bien en los últimos seis juegos y hemos hechos cosas buenas, peleamos en todos los aspectos pero eso no es bueno”, dijo el entrenador de los Cowboys, Jason Garrett. “Amo el espiritú de este equipo que sigue batallando, que le pone garra a cada jugada y así va a seguir el resto de la temporada porque creemos que tenemos una oportunidad todavía”.

Dallas está al fondo de la División Este de la Nacional que por ahora es comandado por los Giants de Nueva York con 5-4 a una distancia de tres encuentros cuando quedan ocho por disputar.

“Sabemos que ya no hay mucho espacio para más derrotas”, dijo Garrett. “El tiempo se acaba”.

Y la historia no está en favor de los Cowboys. Redacción.

Temas Relacionados
Cowboys frente A un reto monumental