Se encuentra usted aquí

Balompié y narco, con historia

Rafael Márquez se une a una lista en la que destacan el segundo máximo goleador de la Selección Mexicana, Jared Borgetti, el ex portero Omar Gato Ortiz, el ex delantero español José Luis Pérez Caminero y el legendario guardameta colombiano René Higuita.
futbolistas, nexos con el narcotráfico, Rafael Márquez, Selección Mexicana, Chiapas, Atlante, Cartel del golfo
El ex portero Gato Ortiz aún permanece en prisión por su delito (ARCHIVO. EL UNIVERSAL)
10/08/2017
05:40
DANIEL BLUMROSEN JUÁREZ
-A +A

Ya sea como testaferros, parte de los secuestradores que trabajan para grupos delictivos o con un simple lazo de amistad, varios futbolistas han sido acusados de tener supuestos nexos con el narcotráfico. 

Rafael Márquez se une a una lista en la que destacan el segundo máximo goleador de la Selección Mexicana, Jared Borgetti, el ex portero Omar Gato Ortiz, el ex delantero español José Luis Pérez Caminero y el legendario guardameta colombiano René Higuita.

Actualmente, Ortiz —quien militó en el Monterrey, el Celaya, el Necaxa, los Jaguares de Chiapas y el Atlante— se encuentra en la cárcel al ser hallado culpable de participar en dos secuestros relacionados con el Cártel del Golfo. Según las investigaciones, el regiomontano cobró 200 mil pesos por ofrecer información de personas que, pocos días después, fueron privadas de su libertad ilegalmente. Ingresó a la prisión el 7 de enero de 2012.

El apellido Borgetti fue relacionado con el crimen organizado el 18 de octubre de 2013. El sinaloense asistió a la fiesta en la que se celebró el cumpleaños del capo Francisco Rafael Arellano Félix, líder del Cártel de Tijuana, quien fue abatido por un hombre vestido de payaso.

Jared nunca aclaró qué hacía en esa celebración, a la que también asistió el boxeador Omar Chávez, hijo del legendario Julio César, cinco veces campeón del mundo.

Carlos Álvarez, lateral izquierdo colombiano que perteneció al Necaxa, fue detenido el 12 de julio de 2003 cuando intentaba viajar a su país con poco más de un millón de dólares en efectivo. Se le acusó de tráfico de divisas y relación con cárteles sudamericanos, por lo que fue encarcelado y purgó una condena de cinco años.

Fuera de México, uno de los casos más llamativos fue el de Higuita, quien siempre reconoció públicamente ser amigo de Pablo Escobar Gaviria, relación por la que —supuestamente— recibió como obsequio una casa.

El carismático arquero estuvo en prisión durante 1994 al ser hallado cómplice de un secuestro relacionado con la organización que dirigía Escobar Gaviria.

Pérez Caminero, delantero que brilló con el Atlético de Madrid durante la década de los 90, fue señalado por supuestos vínculos con el narcotráfico, debido a que en algunas ocasiones fue sorprendido con importantes cantidades de dinero, las cuales —aparentemente— transportaba, valiéndose de su buena reputación. Fue detenido en 2009 y todavía espera respuesta al juicio en el que se pide reciba un castigo de varios años en prisión.

Son los nombres más ilustres en una lista que, por ahora, también contiene el apellido Márquez.

Comentarios