Sigue el legado del apellido ‘Clemente’

Deportes 10/08/2014 00:01 Actualizada 14:08

TEPIC.— Con el bat y la manopla no era el mejor y por ello decidió optar por otro deporte: el basquetbol. Pero en el apellido lleva la excelencia. Es Ramón Clemente, seleccionado nacional de Puerto Rico y sobrino-nieto de Roberto Clemente, el máximo representante que ha tenido el beisbol latinoamericano en Grandes Ligas.

Ramón nació en Nueva York, pero sostiene que su abuelo era de Carolina, Puerto Rico, mismo poblado donde Roberto vio por primera vez la luz y comenzó con la leyenda que lo llevó a ganar dos Series Mundiales con los Piratas de Pittsburgh y 12 guantes de oro como jardinero.

“Mi abuelo era primo de Roberto. Él nació en Carolina, donde creció Roberto”, reveló el delantero boricua para EL UNIVERSAL.

Ser pariente del hombre que dominó la Gran Carpa en la década de los 60, es algo que llena de orgullo a Ramón, quien cada vez que salta a la duela lo hace pensando en mantener el prestigio del apellido Clemente en el mundo deportivo.

“Es un orgullo y al mismo tiempo una responsabilidad. Mucha gente me ve y trata de hacer una comparación. El apellido Clemente en Puerto Rico significa mucho, y yo trato de honrarlo cada vez que juego”, comentó el caribeño, que junto a su selección terminó en el segundo puesto del Centrobasket, tras perder la final con México.

Al igual que su tío-abuelo, Ramón jugó beisbol de niño, pero sus pocas habilidades para ‘El Rey de los Deportes’, lo orillaron a dejar de practicarlo y buscar otra opción.

“De niño jugué, pero me costaba darle a la pelota. No era bueno con el bat y dejé de jugar. Luego, vivir en Nueva York hizo que practicara el basquetbol, donde encontré mi pasión”, sostuvo Ramón Clemente, quien en 2011 jugó para los Halcones de Veracruz, en México.

Ramón se ha encargado de dar a conocer el apellido Clemente, pero esta vez no en los diamantes de las Grandes Ligas, sino en las duelas de todo el orbe.