Revive hazaña de “El Tibio” en sitio original

10/07/2013
12:14
-A +A

La mirada voltea a ver el carril cuatro de la Alberca Olímpica. Ahí señala el lugar en donde compitió su pupilo Felipe "Tibio" Muñoz durante los Juegos Olímpicos de México 1968. El único oro que presume la natación del país.

Nelson Vargas viaja 45 años atrás, en donde su alumno disputaba la final de los 200 metros pecho. Revive paso a paso el instante y cada detalle regresa en un instante de aquel 22 de octubre de 1968.

Las más de 10 mil personas en el complejo acuático. El soviético Vladimir Kozinsky y el estadounidense Bryan Job al lado de Muñoz. El viaje de último momento al Club Libanés para que Felipe tuviera un calentamiento concentrado.

Y, a través de unas pantallas colocadas entre la alberca y la fosa de clavados, el profe Nelson observa el video de la competencia. El alto volumen de las bocinas colocadas en el complejo acuático provoca el eco de la gente que aplaude cada brazada de uno de los suyos. ¡Victoria para Muñoz! ¡Oro para México! Fue el primero de los tres que se consiguieron en aquel octubre imborrable de hace cuatro décadas y medias.

“Quise poner ese video, porque aquí en la Alberca Olímpica, se siente diferente que verlo en la oficina. Fue algo que me trajo recuerdos de cuando Felipe ganó esa medalla y logró el primer oro para México en 1968. Un momento muy especial”, reconoce el que en aquellos Olímpicos era el entrenador auxilar.

Nunca antes Nelson Vargas había visto el video en el lugar en el que se gestó el momento más glorioso en la historia de la natación mexicana. Un video que sirvió para ejemplificar lo histórico del complejo olímpico que será la sede del XXV torneo de Nuevos Valores de curso largo, que se realizará del 11 al 14 de julio.

“Imagínense lo que me representa darme cuenta que ya son 45 años. Yo empecé a entrenar a gente desde 1960, son más de 50 años trabajando en promover el deporte en México y para mí es una gran satisfacción. Me ha salido bien y he tenido grandes satisfacciones”, resalta Vargas.

La Alberca Olímpica ha cambiado. Sus butacas ya no son más de madera y han sido sustituidas por asientos de plástico. Sus ventanales tienen poco tiempo de haber sido remplazados y el tablero hace poco que volvió a funcionar, después de lustros de permanecer apagado.

En este escenario se vuelve a presentar el entrenador del único nadador campeón olímpico mexicano, que señala la necesidad de impulsar la natación del país para escribir nuevas hazañas acuáticas.