Cruz Azul, ni con ayuda

Deportes 10/01/2016 01:33 Actualizada 02:59

Morelia.— Cruz Azul y Monarcas igualaron 2-2 en un partido de ida y vuelta, marcado por empates inmediatos en las ventajas parciales, sobre el terreno del estadio Morelos.

Al final, Luis Gabriel Rey rescató un punto de oro para la tabla de coecientes, en un juego que parecía estar marcado por la falla arbitral de en favor de La Máquina.

Rodrigo Millar abrió el marcador con un certero cabezazo, al minuto 23, para poner al Morelia al frente en la pizarra, al ganarle en la marca a Jorge Benítez en los linderos del área chica, en jugada de tiro de esquina. La tercera fue la vencida para el volante chileno, quien llevaba un par de impactos tibios con la testa.

Sin embargo, Cruz Azul respondió tres minutos después por conducto del mismo Benítez, para el 1-1, y así sacarse de inmediato la espinita por haber perdido la marca en la jugada de la anotación de Monarcas.

El paraguayo definió a dos tiempos. Primero se quitó la marca con su propia recepción, dejando la bola muerta. Luego definió con precisión y dejó sin opciones al meta Carlos Felipe Rodríguez.

Los dirigidos por Tomás Boy tuvieron la virtud de volverse dominadores tras estar sometidos en su visita a Morelia, durante los primeros 45 minutos de juego.

Todavía Christian Giménez estuvo cerca de darle vuelta al marcador en un tiro libre, pero el balón se impactó en el poste hasta en dos ocasión, al contar el contrarremate.

Ya en el segundo tiempo, llegó la jugada más polémica del partido cuando el árbitro Roberto Ríos marcó un inexistente penalti en favor de Cruz Azul, al recibir la observación de su asistente Israel Valenciano, quien consideró que el jalón cometida por Marco Torsiglieri sobre Joao Rojas había sido dentro del área, aunque sucedió metros antes.

Giménez no perdonó y puso a los dirigidos por Boy 2-1 al frente.

El equipo de Enrique Meza mantuvo la calma. Tres minutos después, al 75’, logró la igualada por conducto de Rey, quien había ingresado al terreno de juego durante el segundo tiempo.

El colombiano bajó la pelota con el pecho, sobre el manchón penal, tras un pase de Jefferson Cuero, desde un costado. Lanzó tremendo tiro que todavía besó el larguero antes de incrustarse hasta el fondo de la portería, para el regocijo de la afición de los Monarcas. Cruz Azul dejó ir lo que hubiera sido una polémica victoria.