Se encuentra usted aquí

FIFA podría intervenir

09/04/2013
02:56
-A +A

Thelma Herrera, eterna abogada de futbolistas, suelta la carnada, a ver quién es el guapo que se atreve a desafiar el “Pacto de Caballeros”. La FIFA podría intervenir a favor de los jugadores, si se animan, tienta.

“Sí, legalmente en FIFA, sí podría encontrar una solución”, asegura convencida. “La FIFA actúa si tú vas en busca de una resolución, pero cuando acudes siendo mexicano o extranjero a FIFA y ya hay una resolución de la Comisión de Controversias, ellos contestan de que no tienen nada que ver, porque ya existe una resolución y debe estar basado en la ley, porque la FIFA respeta las leyes de cada país, pero cuando ya hay una resolución donde dice que eres una persona libre, FIFA interviene para ayudar al jugador”, argumenta.

Expone un caso: “En FIFA me han comentado por ejemplo, Leandro Romagnoli, quien estuvo en Veracruz, él sí acudió a FIFA para tratar de sacar su libertad; con él sí hubo un arreglo entre la gente de FIFA y el Veracruz, pero a él como extranjero no le importó, dijo: ‘A mí ya no me importa, yo piso FIFA’. Y es que los extranjeros tienen más confianza de acudir a FIFA, porque el mexicano tiene miedo por alguna represalia”.

Sí, ese es el punto: “El mexicano, como está aquí, y tiene temor de FIFA y que le van a cerrar las puertas de todo lo demás”, asegura convencida, conocedora de muchos de los miedos de la mayoría de sus representados en distintos temas laborales.

“Fueron muchísisimos casos. Faustino Asprilla, quien en ese momento era libre, tuvo problemas para volver a contrarse en Colombia, por lo mismo. Este muchachito del Veracruz, quien salió del Iraputo, pero que no pudo hacer nada cuando era totalmente libre, porque Irapuato le debía todo su dinero. Jorge Manríquez... fueron muchísimos, más de 15 o 20 jugadores que no pudieron arreglar nada, se quedaron como jugadores que pertenecían al otro equipo”, denuncia. Sí, por el “Pacto de Caballeros”.

Pero “la ley no se la pueden brincar”, desafía Thelma, aún esperanzada en que algún día respeten sus derechos.