Se encuentra usted aquí

08/10/2013
12:00
-A +A

[email protected]

Aquel lance acrobático le impedirá estar con el Tricolor en la etapa crucial de la eliminatoria mundialista, pero Ángel Reyna conoce perfectamente el sentir de quienes integran al equipo nacional... Y no es más que una simple cuestión de esperanza.

La subluxación del codo izquierdo que sufrió al ensayar una chilena durante la primera semana de trabajo con El Rey Midas, le alejó de un grupo que no sólo sueña con meterse a Brasil 2014. Muchos de sus futbolistas creen que todavía pueden hacerlo sin necesidad de la reclasificación.

“Más que confianza, hay fe y trabajo, así es que todos debemos apoyar a nuestra Selección para que nos represente de la mejor manera y, primeramente Dios, van a salir bien las cosas”, revela el habilidoso atacante. “Ellos saben lo que representa. Sé que están muy motivados, conscientes de lo que se juegan y tengo fe en que lo van a lograr”.

El cuerpo médico del Veracruz, club en el que juega, determinó que no requiere de una cirugía para recuperarse, por lo que Reyna advierte que estaría disponible, si los verdes tienen que viajar hasta Nueva Zelanda para buscar un boleto a la XX Copa del Mundo.

Le dolería ver al representativo mexicano en esa penosa situación, por lo que se une al deseo de ganarle el tercer puesto a Honduras, más allá de que los catrachos presumen tres unidades de ventaja, con seis por disputar.

“Espero que no se llegue a esas instancias, tengo fe y confianza en todos mis compañeros... Creo que van a conseguir el pase directo”, reitera, ilusionado.