Armamento listo

Deportes 08/07/2014 00:05 Actualizada 09:25

En sus apuntes personales tiene la estrategía para vencer a Alemania. No se trata de hipótesis, reflexiones o creaciones abstractas. Son ideas detalladas de un esquema que ya le dio resultado en una Copa del Mundo.

Luiz Felipe Scolari encontró la fórmula para doblegarlos hace 12 años, cuando venció a la selección germana de Rudolf Völler en la justa de Corea-Japón 2002 y con ello bordar la cuarta estrella de su escudo.

En aquella ocasión, Alemania mostraba una solidez defensiva sostenida por el capitán y portero del equipo, Oliver K han. Pero su planteamiento en el estadio de Yokohama, más las genialidades de un brillante Ronaldo, quien anotó dos goles aquella noche del 30 de junio, le dieron el triunfo por 2-0.

Ahora, el panorama vuelve a ser adverso. Esta vez no tanto por el juego de sus rivales, que otra vez muestran una gran regularidad, sino porque no contarán con Neymar. La gran estrella de esta Canarinha.

El 10 brasileño es baja lo que resta del Mundial, luego de sufrir una fractura en la tercera vértebra lumbar, tras un rodillazo del colombiano Camilo Zúñiga el duelo pasado.

Ahí radica la mayor preocupación de los brasileños, que vuelven a esperar la sabiduría de Felipao para vencer a los germanos, ahora comandados por Joachim Löw.

“No fue fácil definir el equipo [por la ausencia de Neymar], pero tengo a un grupo de trabajo espectacular, con observadores que siguieron los partidos de Alemania, y ellos nos dieron la seguridad de que el plan que tenemos es el más apropiado para las características del partido. El equipo está definido, pero no lo voy a revelar”, afirmó Scolari en la última conferencia de prensa.

Así, tan celoso en la estrategia, el técnico brasileño también deberá hacer frente a la baja de su capitán Thiago Silva, por doble amarilla. Se especula que Dante sea quien sustituya a Thiago, y William lo haga por el 10 lesionado.

“Neymar es más delantero, anota muchos goles, mientras que mi fuerte es abastecer a mis compañeros”, reconoció William.

En el otro lado del campo del estadio Mineirao estará una Alemania completa en todas sus líneas. Se dicen preparados para enfrentar a un equipo que será respaldado por todo un estadio y la nación entera. No obstante, su entrenador Joachim Löw confía en sus opciones de ser quienes logren el pase a la final.

“Realmente queremos jugar el 13 de julio en el Maracaná de Río de Janeiro. Aún no hemos terminado. Una semifinal o una final es algo insuperable, lo máximo. Ahí se hace historia”, manifestó el estratega alemán en una entrevista publicada ayer en el sitio oficial de la Federación Alemana de Futbol.

Pese a las bajas de Brasil y que Alemania sí contará con su principal goleador en el presente torneo, Thomas Müller, quien suma cuatro goles, no se sienten favoritos.

“No sé quién nos considera favoritos. Una semifinal es especial. Aquí hay dos europeos con dos sudamericanos, que luchan por la copa. Creo que tenemos nuestras oportunidades y nuestra opción, pero es lo que vamos a intentar ahora”, dijo Löw.

Aquí se definirá el primer finalista de Brasil 2014. Dos colosos que han gozado varias veces lo que es saberse campeón del mundo. En ese escenario, Brasil apuesta a la sabiduría de Scolari para volver a doblegarlos.

Temas Relacionados
armamento listo brasileño anfitriona