El Rebaño, con todo a embalarse

Deportes 07/11/2015 02:03 Actualizada 02:08

La vida sigue, sin importar que a media semana el Guadalajara haya acariciado la gloria en el torneo de Copa. Le toca atender la Liga MX, en la que le ha sufrido durante los últimos años.

Inmejorable oportunidad para que Chivas ocupe el impulso copero y comience una mejor etapa que haga pensar en que su grandeza volverá a manifestarse en el terreno de juego. Su sinodal de esta noche, Dorados de Sinaloa, resulta crucial para las aspiraciones de Liguilla rojiblancas, además de dar un paso poderoso para salir de los problemas de descenso que le agobian.

“Hay que tener prudencia, paso a paso. Hay que enfocarnos en Sinaloa, un partido difícil, en el que está implicado el tema del porcentaje”, reconoció el capitán del Rebaño Sagrado, Omar Bravo.

“Estamos en una situación que es difícil en la Liga, pero tenemos el plantel para salir adelante, nos quedan tres juegos, hay que pensar en eso, tener prudencia en el festejo y pensar en Sinaloa”, asume el capitán de los tapatíos.

Guadalajara tiene 18 puntos en el Apertura 2015. Aún le quedan nueve por disputar, al tener un juego pendiente contra el Atlas en el estadio Jalisco, duelo que se suspendió por el paso del huracán ‘Patricia’.

El margen de error es mínimo para el chiverío. Su máxima aspiración es obtener 27 unidades y que los que se ubican arriba de el club rojiblanco pierdan unidades.

Ganar también representaría comenzar una escapatoria hacia la permanencia en Primera División. Dorados es último de la tabla de porcentajes y podría hundir aún más al cuadro sinaloense en el abismo.

En caso de perder, Chivas se metería en un severo problema. Vería recortada su ventaja en la porcentual, además de que prácticamente estarían extintas sus esperanzas de llegar a los cuartos de final.

De ahí la importancia de los tres puntos en el estadio Banorte, casa del Gran Pez. Las aspiraciones del Guadalajara están en juego, junto a la esperanza de su afición.

Si no triunfa, la alegría de conquistar la Copa Mx derivará en sensación de fracaso en la Liga. Un triunfo confirmaría el estado de gracia del Rebaño que mantendría vivo su sueño del doblete.