‘Chiquimarco’ dirigirá en las semifinales

Deportes 07/07/2014 00:03 Actualizada 11:06

RÍO DE JANEIRO.— El mexicano Marco Antonio Rodríguez será el árbitro en el partido entre Brasil y Alemania, que definirá el primer finalista de la Copa del Mundo, informó la FIFA.

Rodríguez pitó el polémico partido entre Italia y Uruguay por la primera ronda, en el que Luis Suárez mordió el hombro de Giorgio Chiellini. El mexicano no sancionó la falta en el acto, aunque el ariete uruguayo después fue suspendido por cuatro meses por la FIFA, al revisar videos de la jugada. También fue el árbitro del duelo entre Bélgica y Argelia.

Rodríguez, de 40 años, trabaja en su tercera Copa del Mundo, y en las dos anteriores pitó en dos partidos en cada una. La semifinal del martes será en el estadio Mineirao de Belo Horizonte.

Estadística favorece a Brasil

Brasil, que asume un nuevo reto en su camino hacia el éxito en el Mundial 2014, afronta el penúltimo obstáculo en su empeño en Belo Horizonte contra Alemania, a la que siempre ha ganado en partidos oficiales.

Siempre que ha habido algo en juego, el equipo brasileño ha salido airoso de sus enfrentamientos ante el combinado germano, con el que sólo ha coincidido en una ocasión en un Mundial, en la final de 2002 de Corea y Japón, y en otras dos más, en Copas Confederaciones.

Sin embargo, el choque más reciente, el disputado en Stuttgart en 2011, con varios de los protagonistas que coincidirán el martes en Belo Horizonte, terminó del lado alemán, que ganó un partido a Brasil después de 18 años.

Brasil logró su quinto título mundial en 2002 liderado por Ronaldo Nazario, que anotó los dos goles de su equipo para proclamarse campeón en el estadio Yokohama, un 30 de junio. Los otros dos partidos oficiales también terminaron con el éxito del equipo sudamericano.

El reencuentro de Brasil y Alemania en Belo Horizonte será el vigésimo segundo a lo largo de la historia. El equipo europeo sólo ha sido capaz de imponerse en cuatro de esas citas. Brasil, sin embargo, ha ganado 12 de los partidos. Cinco terminaron con empate.