"Menosprecian lo que hacemos"

Deportes 06/06/2014 01:20 Actualizada 10:19

[email protected]

FOXBOROUGH.— Su sonrisa está ahí, intacta, pero no es el Miguel Herrera de otros días. Una semana antes de presentarse en la XX Copa del Mundo, el director técnico nacional se queja de una supuesta falta de apoyo por parte de los medios de comunicación que, dice, menosprecian los logros del Tricolor.

El Piojo argumenta su teoría en los cuestionamientos realizados tras la derrota ante Bosnia-Herzegovina (0-1), tanto al funcionamiento tricolor como a sus declaraciones, ya que tildó de “marranadas” el que los balcánicos realizaran cuatro modificaciones de última hora a su alineación.

“Para mí, las críticas no están siendo lo real, porque perdimos un partido, sí; contra un buen sinodal, también lo dije. Nos sirvió muchísimo”, sentencia, molesto. “[Bosnia-Herzegovina] es un gran equipo, que nos ayudó a trabajar para ver dónde, de repente, teníamos carencias, distracciones”.

“A los jugadores que puse, qué tanto me pueden dar; con los que pienso que pueden iniciar el torneo mundialista, la comparación… Fue bastante bueno, muy parecido a lo que va a ser Croacia. Nos enseñó que es un equipo fuerte, porque de repente dicen que es ‘medianito’, de los europeos bajos. Yo quisiera tener a ese delantero [Edin Dzeko] en mi equipo ‘medianito’. No se le dio el valor que debe. Nos ganó, qué bueno”.

Finalizar una racha de imbatibilidad que se extendía a ocho presentaciones (seis victorias y dos empates) tampoco le quita el sueño. Lo que le irrita es que, desde su perspectiva, nadie censuró que el estratega Safet Susic hiciera cambios.

“Fue un año difícil para la Selección y queremos reconquistar a la gente para que tenga confianza, pero con todo lo que ustedes ponen en los diarios, difícilmente podemos seguir tratando de decirle a los aficionados que confíen en México”.

Palabras con las que sustenta su peculiar postura. Rara en él, aunque habitual en varios de sus predecesores.

Seguro, advierte que el huracán desatado por él mismo “no me distrae, ni estoy en una situación de enojo que me vuelva loco. La molestia es que sí les gusta criticar cuando las cosas no salen bien, pero no veo algo positivo”.

“De repente, se dice que, cuando toma la silla de la Selección, el director técnico cambia; no es así, simplemente no vemos respuesta de decir que las cosas se hicieron bien o más o menos. No… Minimizan lo que uno hace y sí maximizan lo que se deja de realizar. No es molestia contra alguien en especial”, añade. “No vi que alguien levantara la mano y dijera que quien se equivocó fue el señor de Bosnia”.

“Sí, a lo mejor me equivoqué al decir ‘marranada’, porque así me salió, pero no es algo leal, de caballeros, que te hagan eso”.

E insiste en que no se da valor a lo realizado. Pone como ejemplo la reacción tras la victoria del sábado sobre Ecuador (3-1), representativo que suma dos valiosas igualadas durante su preparación mundialista.

“¿Cómo no vas a hacer caso a las críticas? Fue un partido. Se perdió un amistoso. Nadie dijo que le ganamos a Ecuador 3-1, que le dimos un buen ‘repasón’, y que ayer [miércoles] empató 2-2 con Inglaterra, además de que venía de igualar 1-1 con Holanda”, denuncia. “Nadie dijo algo. Se le ganó a Ecuador, como si fuera un equipo ‘equis’. Ya vieron que no lo es”.

“Le ganamos 3-0 a Israel y dijeron que no existe, pero le metió cuatro [goles] a Honduras y ellos nos derrotaron en la eliminatoria. Menosprecian lo que hacemos y, cuando nos va mal, le dan un trancazo al equipo… Y la verdad es que estamos sólidos, integrados, metidos”.

Con el deseo de escribir historia, por más exigencia que haya. Reconoce que existe, mas “si fuera tanta la presión, diría que termine el Mundial y ya. No, tengo ganas de trabajar mucho tiempo acá. Canas, tengo las normales, pero no se ven tanto… Las disfraza mi cabello”.