Brillaron con luz propia en la campaña

Deportes 06/01/2016 01:09 Actualizada 08:59

Doscientos cincuenta y seis partidos después, el calendario regular 2015 de la NFL es historia.

Veinte franquicias están eliminadas y seis de ellas necesitan un nuevo head coach. La reconstrucción —si es el caso— comenzará con la agencia libre y el Draft, en marzo y abril, respectivamente.

Una docena de equipos se alistan para los Playoffs. Cuatro quedarán fuera del torneo el fin de semana. Dos avanzarán al Super Bowl 50, en el Levi’s Stadium, de Santa Clara, California. Uno se llevará el trofeo Vince Lombardi a sus vitrinas y 31 franquicias tratarán de imitar su fórmula ganadora.

Mientras tanto, éstos son nuestros ganadores a lo mejor de la NFL en la campaña 2015:

MVP. Cam Newton. La temporada que tuvo el quarterback de Carolina no tiene precedentes: 3 mil 837 yardas, 35 pases de touchdown, 636 yardas por tierra y otras 10 anotaciones por esa vía. Newton es el primer jugador de la historia de la NFL con al menos 30 pases de touchdown y 10 anotaciones por tierra en una sola campaña.

Cam es el líder del mejor equipo de la liga, así es que no hay duda de quién es el Jugador Más Valioso.

JUGADOR OFENSIVO. Lo que hizo Russell Wilson en la segunda mitad de la campaña es motivo suficiente para ganar en esta categoría.

El quarterback de Seattle lanzó 24 pases de touchdown y una sola intercepción en los últimos siete juegos de la temporada y se convirtió en el primer jugador de la historia de la liga con al menos 24 pases de touchdown y cero o una intercepción en un lapso de siete partidos de una misma campaña.

Con sus 4 mil 24 yardas y 34 touchdowns en la temporada, Wilson impuso nuevas marcas de la franquicia. Ah, y su rating de 110.1 fue el mejor de la NFL.

JUGADOR DEFENSIVO. El ganador debe ser unánime: J.J. Watt. El ala defensiva de los Texans terminó como líder de la NFL en capturas de quarterback, con 17.5.

Watt igualó al legendario Reggie White como los únicos jugadores de la historia con al menos 15 capturas en tres de sus primeras cinco campañas en la NFL (la estadística se hizo oficial en 1982).

Watt también fue el líder de la liga en tacleadas para pérdida de yardas, con 29, y en golpes al quarterback, con 50. El segundo lugar en esta categoría fue Aaron Donald, tacle defensivo de los Rams, con 37.

NOVATO DEL AÑO. Desde 2007, sólo dos corredores han ganado este reconocimiento: Adrian Peterson (2007) y Eddie Lacy (2013). Este año el premio debe ser para Todd Gurley, quien demostró que vale la pena reclutar a un corredor en la primera ronda del Draft.

En 13 partidos, el corredor de los Rams acumuló mil 106 yardas y 10 touchdowns por tierra. Su promedio de 4.8 yardas por carrera fue el octavo mejor de la NFL.

NOVATO OFENSIVO. Nos gustaría decir que Amari Cooper (72 recepciones, mil 70 yardas, 6 touchdowns), el receptor de los Raiders, pero Todd Gurley también es dueño de este reconocimiento.

Tampoco los quarterbacks Jameis Winston (Tampa Bay) o Marcus Mariota (Tennessee) hicieron lo suficiente para vencer a Gurley.

NOVATO DEFENSIVO DEL AÑO. Aquí tampoco hay mucho que pensar. El ganador es Marcus Peters, cornerback de Kansas City.

La primera selección de los Chiefs fue colíder de la liga con 8 intercepciones, y dos de ellas se las llevó hasta el touchdown, incluido un regreso de 90 yardas.

Peters también fue líder de los Chiefs con 26 pases defendidos, un nuevo récord de la franquicia. Por cierto, el segundo lugar en esa categoría terminó con 12 pases defendidos.

REGRESO DEL AÑO. Después de ser suspendido prácticamente toda la campaña pasada, Adrian Peterson regresó en 2015 para recuperar lo que es suyo: el título de mejor corredor de la NFL, que ganó por tercera ocasión en su carrera.

Peterson fue líder de la liga con mil 485 yardas. Y, para agregar valor a ello, lo hizo a los 30 años, la edad en la que supuestamente inicia el declive de los corredores en la NFL.

Con sus 11 touchdowns por tierra, Peterson igualó a Emmitt Smith (8) y LaDainian Tomlinson (9) como los únicos jugadores de la historia con al menos 10 touchdowns terrestres en un mínimo de 8 campañas.

MAYOR PROGRESO. Cuando Mike Shanahan reclutó a Kirk Cousins en la cuarta ronda del Draft 2012 —después de haber seleccionado a Robert Griffin III—, muchos críticos se le fueron a la yugular al entonces coach de los Redskins.

Hoy, “RG3” tiene un pie fuera del equipo y éste le pertenece a Cousins, quien rompió el récord de la franquicia, en poder de Jay Schroeder (1986), de más yardas por pase en una campaña, con 4 mil 166.

Cousins se convirtió, además, en el primer quarterback de Washington que lanza al menos un pase a las diagonales en todos los partidos de una campaña de 17 semanas.

COACH DEL AÑO. Cuando un equipo termina con récord de 15-1, no hay mejor argumento. Ron Rivera hizo un estupendo trabajo con sus Panthers, que impusieron un nuevo récord de la franquicia con esos 15 triunfos y son los favoritos para representar a la NFC en el Super Bowl 50.

Rivera es el tercer coach latino en la historia de la NFL —Tom Flores con los Raiders (1979-1987) y Seattle (1992-94); Tom Fears con Nueva Orleans (1967-1970)— y podría convertirse en el primero que es designado Coach del Año por la prensa estadounidense.

ASISTENTE DEL AÑO. Después de ser el coach del equipo entre 1993 y 94, Wade Phillips regresó a los Broncos, ahora como coordinador defensivo. Denver terminó con la mejor defensa de la NFL, al aceptar en promedio 283.1 yardas por partido; fue la primera contra el pase (199.6) y tercera contra la carrera (83.6).

Phillips ha sido parte de 20 unidades defensivas que han terminado en el top-10 durante sus 24 años de experiencia en la NFL.

EJECUTIVO DEL AÑO. Sería muy fácil señalar a Dave Gettleman, de Carolina, nuestro ganador en esta categoría es Scot McCloughan, gerente general de los Redskins.

En su primer año como responsable del Draft, McCloughan reclutó al tacle Brandon Scherff, al linebacker Preston Smith, al corredor Matt Jones y al receptor Jamison Crowder, y todos contribuyeron al equipo en 2015.

En sus cinco campañas con San Francisco, McCloughan reclutó a jugadores de la talla de Dashon Goldson, Frank Gore, Vernon Davis, Joe Staley y Patrick Willis; cuando trabajó para los Seahawks, fue responsable en los Drafts 2011, 2012 y 2013, en los que seleccionó a Richard Sherman y Russell Wilson.

McCloughan ha demostrado que sí tiene el ojo clínico para detectar talento de NFL.

Temas Relacionados
Brillaron con luz propia en LA campaña