Red internacional de reventa de entradas

Deportes 05/07/2014 01:25 Actualizada 13:22

[email protected]

RÍO DE JANEIRO.— La Policía Civil tiene en su poder más de 60 mil registros, entre llamadas telefónicas y mensajes, que documentan cómo opera la organización criminal trasnacional que revendía entradas a los partidos de la Copa del Mundo y que obtuvo ingresos ilegales por más de 100 millones de dólares, según las investigaciones realizadas por las autoridades brasileñas.

Entre las personas que la policía tiene plenamente identificadas como abastecedores de ingresos a la red criminal figuran un ciudadano chino que fue apresado en Sao Paulo el pasado miércoles, un DJ de la Vila Kennedy al oeste de esta ciudad y que se ayudaba de sus contactos con organismos no gubernamentales a los que les regalaban entradas, y un funcionario de la FIFA hospedado en el Hotel Copacabana Palace y hasta el momento no identificado.

Las autoridades policiales aseguran que el empresario argelino y nacionalizado francés, Mohamadou Lamine Fofana, es uno de los que comanda la red criminal con tentáculos internacionales y se valía de sus amistades con funcionarios de la FIFA, presidentes de federaciones de futbol, jugadores y políticos para reunir los boletos que serían revendidos.

En las escuchas telefónicas la mitad de los 60 mil registros, la policía ha detectado que en las negociaciones de la red se hablaba en inglés, francés, alemán y portugués. Y al menos uno de los teléfonos móviles intervenidos es de un huésped del hotel Copacabana Palace, en donde se hospedan todos los altos funcionarios de la FIFA durante esta Copa del Mundo.

La investigación, que sigue en curso, le llevó tres meses a la 18a Delegación Policial de esta ciudad y en ella además de las escuchas telefónicas se cuenta con videos del argelino Mohamadou Lamine Fofana en el que se ve cómo realizaba compras para las fiestas en las que recibía a futbolistas y funcionarios del organismo.

La mañana de ayer viernes una abogada de la FIFA acudió a la sede policial para fotografiar los más de 169 ingresos decomisados y ligados a dos agencias de viajes designadas por la empresa Match Hospitality para la venta y distribución en Brasil.

La empresa Match Hospitality, propiedad de los hermanos mexicanos Enrique y Jaime Byron, es la única designada por FIFA para la administración de los ingresos, por lo que ellos cuentan con la información para hacer el rastreo y localizar el origen de las entradas.

Las autoridades de Brasil continúan el rastro del supuesto funcionario de la FIFA relacionado con la red criminal de revendedores y aseguró que el organismo ha ofrecido colaborar por lo que no se ha tenido que hacer un llamamiento oficial a la entidad para que colabore con las investigaciones.

Temas Relacionados
red internacional reventas entradas