Se encuentra usted aquí

Un finalista histórico

05/05/2016
02:08
-A +A

Madrid.— El Real Madrid, tras eliminar al Manchester City, se clasificó en el Santiago Bernabéu para su decimocuarta final de la Copa de Europa, la quinta desde que el torneo pasó a llamarse Liga de Campeones, y buscará su undécimo título el 28 de mayo en Milán ante el Atlético de Madrid.

Con Cristiano Ronaldo de regreso en la cancha, el conjunto merengue dominó ampliamente, con todo y que el portugués no fue determinante. La acción clave de la semifinal de vuelta ocurrió al minuto 20. El galés Gareth Bale soltó un tiro que desvió Fernando y se anidó en el ángulo superior derecho de la meta de Joe Hart, tras una parábola.

“Podríamos haber llegado fácilmente a la final. Nos ganaron con un gol de suerte, eso decidió la eliminatoria. Fue tan simple como eso”, dijo Hart con cierta amargura.

La misma fortuna que le ha dado al Real Madrid cinco semifinales consecutivas y dos finales de las tres últimas ediciones de Liga de Campeones, de las cuales ha conquistado las cuatro últimas finales europeas que ha alcanzado. La última vez que accedió a la final y salió derrotado fue ante el Liverpool en 1981, dirigido por Vujadin Boskov. Cayó en París por 1-0.

De 13 finales de la Copa de Europa jugadas, el conjunto madridista logró el título en 10. La primera vez que el Real Madrid consiguió el trofeo fue el 13 de mayo de 1956. Con Villalonga en el banquillo, el equipo liderado por Alfredo di Stéfano remontó ante el Stade Reims francés un 3-2 en contra para acabar imponiéndose por 4-3.

La primera Copa de Europa fue el preludio de cinco temporadas mágicas en las que el Madrid dominó Europa con autoridad. En 1957, el Santiago Bernabéu fue testigo de la segunda. El 30 de mayo de ese año, Di Stéfano y Gento doblegaron al Fiorentina italiano. En 1958 cayó la tercera contra el Milán en Bruselas (3-2). Un gol de Paco Gento en la prórroga derrumbó el sueño del equipo dirigido por Viani. Al año siguiente la cuarta víctima fue el Stade Reims en Stuttgart (2-0).

El 18 de mayo de 1960, la ciudad escocesa de Glasgow fue sede de una de las mayores exhibiciones futbolísticas de la historia. El Madrid, con Marquitos, Santamaría, Di Stéfano, Puskas y Gento, escribió su más bella página al golear al Eintracht de Francfort por 7-3.

La quinta Copa de Europa cerró un ciclo irrepetible, a pesar de que en 1962 y en 1964, el Madrid estuvo presente en sendas finales europeas. Luego se proclamó campeón de Europa en 1966, con dos dianas logradas por Amancio y Serena, que neutralizaron la ventaja inicial obtenida por el Partizán yugoslavo.

Desde entonces se inició una travesía por el desierto madridista que se prolongó 32 años sin un título de Europa. Amsterdam tuvo la palabra, primero en 1962, donde cayó contra el Benfica 5-3 después de ir ganando por dos goles a cero.

Pero en la misma ciudad, 36 años después, conquistó la séptima Copa de Europa con el tanto de Pedja Mijatovic al Juventus en 1998 (1-0). Dos años después, en 2000, llegaba la octava en una exhibición madridista en otra final española en París ante el Valencia (3-0). Y en una época de gloria, en 2002 volvía a tocar el cielo venciendo 2-1 al Bayer Leverkusen, con el golazo del actual entrenador, Zinedine Zidane, con una volea para la historia.

Su último éxito llegó en Lisboa, el 24 de mayo de 2014, en una final que parecía perdida hasta el minuto 93, cuando Sergio Ramos se disfrazó de salvador y condenó al Atlético de Madrid, que cayó goleado en la prórroga (4-1). El duelo madrileño se repite tan solo dos campañas después. Agencias