Maldición de los 10 ante los Diablos

Deportes 04/08/2014 00:02 Actualizada 08:35

TOLUCA.— José Luis Trejo no le echa la culpa al árbitro por aquel costoso penalti que le marcaron a Marco Palacios.

Tampoco a la falta de intensidad de sus jugadores, como esa que mostró Daniel Ludueña durante el juego y al desplante que hizo cuando salió de cambio, no; el director técnico de Pumas culpa a que el Toluca jugó con 10 hombres, y es que ahora, jugar con uno más en el terreno de juego, no es ventaja.

“Es más complicado jugar contra 10, aunque suene inexplicable, así es”, trata de justificar el entrenador de los Pumas.

o es que quiera excusarse, añade, “pero Toluca hizo su partido. Con 10 hombres se acomodó bien, cerró los espacios y a nosotros nos fue complicado encontrar claridad y la buscamos de todas formas, ya vieron al final cómo llegamos”.

Contra Chivas pasó lo mismo, no bien se fue expulsado Ángel Reyna, cayó el gol en contra.

“Es la segunda vez que nos pasa. Cuando sucede, los jugadores de ese equipo redoblan esfuerzos. No es excusa, es una realidad”, pretexta el timonel felino.

Lo que realmente pasa es que el Universidad está entrando de nueva cuenta en crisis. “Tenemos que levantarnos de esto lo más rápido posible. No importa si el penalti que nos marcaron fue o no, para mí no fue, mas lo importante es lo que dejamos de hacer”.

Con Cardozo

En tanto que el técnico de los Diablos Rojos, José Saturnino Cardozo, se dijo más que satisfecho por el triunfo, dejando de lado hasta la actuación del árbitro.

Raro en él.

“Fue justo el resultado. Todos lucharon, todos corrieron y aquí están las consecuencias, quizá en perfectas condiciones físicas, pero lo hicimos, aguantamos la presión y ya ganamos”, expuso tranquilo el estratega de los endemoniados.

Explicó la táctica utilizada para ganar el encuentro, satisfecho por la lectura que le ha dado durante la semana al oponente.

“Sacamos provecho de las consecuencias de juego. La expulsión [a Benítez] fue muy exagerada. Hubo otras patadas más fuertes y ni siquiera se marcaron, pero ya está, a veces te benefician, a veces no”.

Pero se ganó y eso es lo que vale. “eníamos de dos semanas complicadas, pero Toluca es un equipo grande, acostumbrado a la presión”, argumentó convencido. “Ganarle a un rival de jerarquía como Pumas, no cualquiera lo hace y nosotros lo logramos”.

Ahora, el Diablo apuntará a la Copa, certamen en el que el próximo miércoles hará frente al conjunto del Mérida.

“Veremos quién puede jugar. Tomaremos muy en serio ese torneo. Toluca quiere ganar todo”, afirma, muy seguro de tener las heramientas para llevar a los pingos choriceros hacia esa senda.

Lobos

Sobre Lucas Lobos y el nivel mostrado hasta ahora, el paraguayo comenta que le tendrán paciencia. “No lo hemos podido observar por las circunstancias que hemos vivido, ahora teníamos que sacar gente de adelante para meter gente en el medio campo. Pero estará, esperen, porque mostrará su nivel”, finalizó el técnico toluqueño.