Chile

Deportes 03/06/2014 00:08 Actualizada 03:30

Atacar, atacar y atacar. No importando quién esté al frente. Esa ha sido la manera de jugar de Chile en los últimos años.

Ser agresivos —en el buen sentido de la palabra— es otro de los principios que aplica el equipo, desde la defensa hasta el ataque, una idea que el técnico Jorge Sampaoli tomó de su ídolo y formador, quien fuera técnico de La Roja, Marcelo Bielsa, con la intención de evitar cansancio por correr detrás de la pelota y mejor intentar sofocar al rival.

Tácticamente, Sampaoli es en gran medida muy parecido a El Loco Bielsa. Usualmente juega con tres delanteros, dos extremos al lado de un clásico 9. Sin embargo, su gusto por la creatividad de Jorge Valdivia, un centrocampista ofensivo muy talentoso, ha introducido pequeñas modificaciones en esta tradicional alineación, dándole la responsabilidad del último pase a Eduardo Vargas y Alexis Sánchez, quienes se caracterizan por sus diagonales rápidas y precisas.

Los carrileros son un factor importante en el esquema de Sampaoli. Eugenio Mena y Mauricio Isla son vitales, porque necesita jugadores rápidos para lograr que su visión táctica se cristalice.

La conexión entre Isla y Alexis Sánchez en el sector derecho es el arma letal de Chile.