Siete legendarios, al Salón de la Fama

Deportes 02/08/2014 01:07 Actualizada 11:46

[email protected]

CANTON, Ohio.— La espera ha sido larga, pero la recompensa valiosa. Siete leyendas de la NFL ingresan hoy al Salón de la Fama del Futbol Americano Profesional.

Tuvieron que pasar seis meses para que el receptor Andre Reed (Bills), el linebacker Derrick Brooks (Bucaneros), el tacle Walter Jones (Halcones Marinos), el ala defensiva Michael Strahan (Gigantes), el esquinero Aeneas Williams (Cardenales), el pateador de despejes Ray Guy (Raiders) y el liniero defensivo Claude Humphrey (Halcones), finalmente sean recibidos en el recinto de los inmortales, en Canton.

Brooks, Jones y Strahan fueron seleccionados en su primer año de elegibilidad, pero la víspera para Reed fue mucho más larga, y vio pasar las estaciones de varios años, atestiguó la inducción de otros receptores, hasta que finalmente llegó su momento.

Lo mismo le pasó a Ray Guy, quien jamás logró ser elegido por medio del pool de especialistas, por lo que tuvo que ser seleccionado por el comité mayor, y se convertirá en el primer pateador de despejes en la historia en estar en el Salón de la Fama. Guy demostró durante su carrera en la NFL que un hombre de su posición podía ser clave para la victoria de su equipo.

“Él lanzaba el balón mucho más fuerte que (el quarterback Ken) Stabler, comentó el exentrenador de los Raiders, John Madden. “No hay duda de que él era un auténtico jugador de la NFL. No lo dejé jugar en la posición porque era más valioso en los equipos especiales”.

Para celebrar la inducción de Guy, el portal de internet de ESPN informó que 20 pateadores de despeje asistirán a Canton para ver a Guy.

Por su parte, Michael Strahan, emblema de la defensiva de los Gigantes, se retiró en el quinto lugar de todos los tiempos en capturas de quarterback, con 141.5, tras 15 años con los neoyorquinos.

Brooks, por su parte, destacó por su velocidad y fuerza en la defensiva de Tampa Bay de 1995 a 2008 y fue nombrado Defensivo del Año en 2002 y fue uno de los protagonistas del Super Bowl XXXVII, que ganó Tampa Bay contra los Raiders.

Walter Jones, tacle, jugó 12 temporadas para los Halcones Marinos y fue uno de los factores para que el corredor Shaun Alexander fuera nombrado MVP en 2005, año en el que Seattle llegó al Super Bowl XL, pero cayó ante Pittsburgh.

Aeneas Williams es recordado por su fiereza al derribar a los rivales con los Cardenales, mientras que Humphrey siempre destacó en la trinchera con los Halcones de Atlanta y Águilas de Filadelfia.

Esta es la Clase 2014 del Salón de la Fama del Futbol Americano, donde las leyendas son inmortales.

Temas Relacionados
siete legendarios salón fama